El Concello de A Guarda ha adjudicado las obras de mejora de la plaza de abastos de la localidad, consistentes en el relevo del pavimento interior actual por gres cerámico  antibacteriano, la adecuación de dos puestos que se sacarán a concurso junto a otros que se encuentran vacíos en la planta inferior, y la creación de una zona de ocio con la apertura de la terraza frontal con la intención de que su uso se complemente en el futuro con los servicios de una cafetería o establecimiento similar.

Desde hace casi una década las intervenciones para alcanzar una mejora de las instalaciones del mercado han sido prioridad para el Equipo de Gobierno. Estas obras cuentan con un presupuesto de cerca de 50.000€ y se llevarán a cabo con aportaciones de la Consellería de Medio Rural y de la Diputación de Pontevedra.

Según el Concello, entre estas intervenciones se encuentran obras y actuaciones de diversa índole dirigidas a mejorar:

  • Las condiciones del edificio (arreglo de la cubierta, solución a los problemas de filtraciones y humedad, relevo del pavimento de la planta inferior, reforma de los baños de las escaleras o relevo de luminarias por LED).
  • Las condiciones de trabajo de los praceros, así como la satisfacción de la clientela (instalación de puertas automáticas de cristal para mejorar la sensación térmica, creación de varias zonas de descanso, instalación de hilo musical o construcción de una zona de lavado de utensilios de trabajo).
  • La accesibilidad del edificio (instalación del ascensor, creación de una rampa de acceso en la calle Julián López, construcción de un aseo accesible o la creación de plazas de aparcamiento para personas de movilidad reducida en las cercanías).
  • Aspectos estéticos (pintado de las paredes, adquisición de mostradores-expositores para los puestos de venta ambulante, decoración de Navidad, colocación de lonas decorativas o renovación de las antiguas puertas de madera).

El total, se han invertido desde el 2013 en estas instalaciones 332.339,10€, de los cuales, más de 80.000€ corresponden a las aportaciones municipales y el resto provienen de subvenciones a nivel provincial y autonómico.

Una vez finalizadas estas obras, sólo quedará por llevar a cabo la última de las fases para la modernización de la Plaza de Abastos y que consistirá en un proyecto de mejora estética más acorde a estos tiempos. Esta reforma a nivel estético, en la que se prevé invertir otros 100.000€, pretende convertir un mercado en el que ya podemos encontrar productos de una calidad muy alta, en un espacio en el que además resulte más que agradable comprar.