El Centro Cultural de A Guarda contará próximamente con una nueva caldera de biomasa, que sustituirá a la ya existente de gasóleo, mejorando su eficiencia y empleando energías más respetuosas con el medio ambiente.

Los técnicos se encuentran en esos momentos trabajando en su instalación y la previsión es que entre en funcionamiento en las próximas semanas.

La utilización de biomasa como fuente de energía presenta numerosas ventajas, como, por ejemplo, el bajo contenido en azufre, nitrógeno y cloro de sus emisiones o su balance de CO2 que es neutro gracias a que cierra el ciclo de carbono que comenzaron las plantas en su crecimiento. Es importante resaltar que el aprovechamiento energético supone “convertir un residuo en un recurso”, de esta forma se consigue gestionar residuos procedentes de podas y limpieza de bosques y podas agrícolas, disminuyendo el riesgo de incendios, enfermedades y plagas, y su propagación, y a su vez, dándole un valor a los residuos. Además, en comparación con la anterior instalación, este nuevo sistema supondrá una reducción en el consumo de energía eléctrica.

Por otra parte, este cambio forma parte de las acciones clave de mitigación que el Concello de A Guarda estableció en su Plan de Acción por el Clima y la Energía Sostenible. Este Plan, publicado en el pasado mes de noviembre tiene como objetivo principal fijar diferentes acciones encaminadas a la reducción de un 40 % de las emisiones de gases de efecto invernadero (respeto a la cantidad de emisiones en el año de referencia).

La Diputación de Pontevedra subvenciona esta actuación dentro de la Agenda 2030 de Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas bajo el epígrafe nº7 de energía accesible y no contaminante, en el que a través de los fondos FEDER se mejoran las redes de iluminación y sustituimos calderas de gasóleo por biomasa.