A Guarda, más unida con el municipio portugués de Caminha

El municipio portugués de Caminha, inauguró en el puerto de Villa Playa de Àncora el nuevo << Paseo de A Guarda >>, una manera de inmortalizar los lazos que unen estas dos villas vecinas separadas por el Río Miño.

El << Passeio de A Guarda >>, que así es cómo se escribe en la lengua lusa, se inauguró con la presencia tanto del alcalde de Caminha, Miguel Alves, como el de A Guarda, Antonio Lomba. Este evento, apuntó Miguel Alves, es una manera más de “estrechar relaciones” entre los dos ayuntamientos.
El nombre de esta calle celebra también el origen pescadora de Villa Playa de Àncora y de su población. Tras una investigación científica sobre la historia de esta villa, Aurora Arroyo, reparó en que en 1825, un pescador llegado desde A Guarda, Antonio Verde, fue una de las personas, junto con otros pescadores y sus familias, que fueron determinantes para el desarrollo de la pesca y para la expansión demográfica.
Los apellidos de estos gallegos aún se encuentran entre la población de la villa.

Para el alcalde de A Guarda, este homenaje, en el que dijo sentirse muy honrado, es un reconocimiento a la participación de los guardeses en el asentamiento y desarrollo de Villa Playa de Àncora.  Miguel Alves, por su parte, habló de la importancia de que ambos ayuntamientos formen una familia de cultura, geográfica y ahora también, << de sangre >>.