A Guarda pide a Portos de Galicia actuaciones en el puerto y en la Pasaxe

El Alcalde de A Guarda, Antonio Lomba, y la segunda teniente de alcalde Montserrat Magallanes, tuvieron la semana pasada una reunión en Santiago con el presidente de Portos de Galicia, José Juan Durán Hermida, para trasladarle una serie de demandas y hacerlo partícipe de varios proyectos que el Concello de A Guarda tiene la intención de promover en la zona portuaria.

En primero lugar, el alcalde reclamó una solución para evitar la libre circulación de vehículos y aparcamiento en la calle peatonal del puerto. En este punto le entregó al presidente un proyecto valorado de la instalación de un bolardo retráctil cómo posible solución. José Durán pospuso la decisión a la valoración por parte de los técnicos comentando que este tema se volvería a tratar, junto con otros, en una reunión con el jefe de la zona sur.

A continuación el alcalde le expuso el problema de la regulación de aparcamientos en la calle del puerto en el nivel inferior indicando, que en fines de semana y períodos de vacaciones, muchos coches aparcan en zonas prohibidas e impiden la fluidez del tráfico. En este punto no llegaron a una solución. Delante de la sugerencia del Concello de reforzar la vigilancia José Durán indicó que era imposible disponer de más personal para el puerto de A Guarda.

Después de tratar los problemas de tráfico y aparcamiento el alcalde le acercó el plano de reforma de los contenedores enterrados del inicio de la calle del puerto que contemplan el giro de las bocas, la recogida de la basura desde la zona rodada, y un muro de aislamiento con la zona peatonal. El alcalde le pidió autorización y colaboración para la mencionada actuación sin conseguir ningún compromiso.

Acto seguido los responsables municipales demandaron la reparación de la instalación de alumbrado público del paseo marítimo que lleva hasta el museo del mar. Indicando que este alumbrado está fallando continuamente.

El segundo bloque de demandas fueron sobre el paisaje. Solicitaron la revisión y reparación del muelle y de la cuesta de acceso al Ferry. Y también la autorización para volver a utilizar los tiraviras para las embarcaciones que el ente portuario había mandado retirar. Una demanda que le trasladaron los pescadores del río que pronto empezarán con la campaña de la lamprea.

Por último, el alcalde le trasladó la intención  del ayuntamiento de redactar un proyecto para ordenar el entorno de la atalaya y de atacar el pintado del espigón. Para ambas actuaciones le pidió autorización y colaboración. De momento no se comprometió con la colaboración y respeto a las autorizaciones, les pidió a los responsables municipales que habían acercado un anteproyecto de la actuación en el entorno de la atalaya, antes de tomar una decisión.

Al final de la reunión quedaron en que puertos organizaría una junta con el jefe de la zona sur, Mateo Ruibal, para concretar las actuaciones y compromisos del ente público con el puerto y el ayuntamiento de la Guarda.