ALFREDO

Cuando uno estaciona el vehículo en la calle y al día siguiente no lo encuentra, lo primero que se nos viene a la cabeza es que nos lo llevó la grúa y la multa que hay que pagar por la infracción. Eso es lo que le pasó a un vecino de Gondomar de 46 años, que estacionó su furgoneta en la plaza Rosalía de Castro el pasado viernes 20 de mayo, sobre las 00:30 horas, y cuando llegó a la mañana siguiente, la grúa municipal se lo había retirado.

El problema es, que en esa plaza está prohibido el estacionamiento todos los sábados, de 07:00 a 14:00 horas, con motivo del mercadillo semanal. A primera hora de la mañana, una patrulla de la Policía Local se acercó al lugar para controlar la zona y observó a varios vehículos en un lugar donde se ubican los puestos del mercadillo, por lo que procedieron a denunciarlos y a su posterior retirada por la grúa municipal.

Entre eses vehículos se encuentraba la furgoneta del vecino de Gondomar. Pero, éste infractor en vez de ir a las dependencias policiales a pagar la correspondiente multa para poder retirar su vehículo, llamó a Xosé Antón Arauxo, concejal de Comercio, Turismo, Participación Ciudadana y Empleo y amigo del instituto, quien le indica, “que se acercase al depósito municipal, junto al puesto de la Guardia Civil, que abriera la puerta y que retirase el vehículo sin realizar ningún otro trámite”.

El gondomareño haciendo caso de su buen amigo, retira su furgón del depósito municipal y se va. Cuando el conductor de la grúa llega al almacen observa que le falta dicha furgoneta y pone en alerta a la Policía Local, quien localiza al conductor a través de una llamada telefónica conduciendo el vehículo y le insta a que se presente en las dependencias policiales para tomarle declaración.

A su llegada, el conductor manifestó a los agentes que se había llevado el vehículo por que se lo había dicho su amigo, Xosé Antón Arauxo, y que la puerta del depósito municipal, aunque cerrada, no estaba pasada con llave por lo que pudo retirar el vehículo sin ningún problema.

Por todo ello, los agentes de la Policía Local informaron al alcalde de Gondomar, Paco Ferreira, así como al concejal de Comercio, Turismo, Participación Ciudadana y Empleo, Xosé Antón Arauxo, de la apertura de las presentes diligencias por si dichas actuaciones se pudiera derivar en algún tipo de ilícito penal. Ayer tuvo que ir a declarar al juzgado de instrucción número 3 el conductor denunciado.