CEDIDA

Una furgoneta quedó prácticamente calcinada esta tarde tras producirse un incendio en el motor del vehículo. Ocurrió al filo de las 15:30 horas de hoy en el kilómetro 17 de la AG-57 en dirección Baiona-Vigo, muy cerca del peaje de Vincios, Gondomar.

La persona que conducía se percató de que salía humo del motor y paró el vehículo en la cuenta. El fuego comenzó a devorar el furgón y llamó a los servicios de emergencia.

La rápida intervención de los Bomberos del GES de O Val Miñor evitó males mayores, ya que el fuego, además del vehículo, afectó también a una pequeña masa forestal que fue controlada.

Las llamas calcinaron el motor y la cabina. El furgón quedó inservible. Fue necesario cortar unos minutos la circulación en dirección Vigo. No se han producido daños personales. Al lugar acudió la Guardia Civil de Tráfico y Mantenimiento de Autopistas, que limpió la vía.