Aser Estévez ficha por el Aluminios Cortizo
CEDIDA // Aser Estévez Cividanes.

El ciclista de A Guarda, Aser Estévez o ‘El Delfín’, como se le conoce por la zona por su habilidad e inteligencia, iniciará una nueva aventura en el equipo Aluminios Cortizo en la temporada de 2017.

Aser Estévez cambiará de colores en 2017, deja el verde del Club Ciclista Rías Baixas de Nigrán para vestirse de azul marino el año que viene. El guardés, que ha sido este 2016 Campeón de Galicia de Contrarreloj en Baños de Molgas (Ourense) en mayo, y Sub-Campeón de España en esta disciplina en Ibi (Alicante) en junio, además de ganar seis carreras, subir al podio una docena de veces más, y repetir como ciclista más regular de la Comuidad otro año más; ha culminado una fantástica temporada y quiere superarse en su nuevo equipo, el Alumios Cortizo, conjunto por el que ficha para la temporada que se avecina.

El que fue Campeón de España Sub-23 en el año 2009, Campeón de Galicia dieciséis veces en varias disciplinas del ciclismo como Fondo, Contrarreloj y Ciclocross, stagiare con el Xacobeo Galicia en 2010, y varias veces convocado con las selecciones de Galicia y España, caso del Mundial de Mendrisio (Suíza) en 2009; ha tomado una de las decisiones que toman una o varias veces los deportistas de alta competición: cambiar de aires, o lo que es lo mismo, cambiar de escuadra y vestirse de largo con otros colores.

Una noticia muy esperada, y a la vez deseada, por muchos aficionados al ciclismo y al deporte, en especial en el Baixo Miño y en los ayuntamientos de A Guarda y O Rosal, lugares donde Aser Estévez ha nacido y ha empezado respectivamente en este deporte allá por el año 2001, en las filas del histórico Club Ciclista O Rosal.

Como todas las temporadas en sus meses finales, Estévez recibe varias ofertas deportivas de equipos de Galicia, España e incluso del extranjero, ya que se ha consolidado como uno de los pesos pesados y referentes de este deporte en su categoría Élite, hecho que no pasa inadvertido para mucha gente. Algunos años ha recibido llamadas, incluso, de equipos profesionales del extranjero, pero no lo suficientemente atractivas como hacer las maletas, dejar su familia, amigos y trabajo de profesor, e irse al extranjero.

Todos los años tiene para escoger propuestas y proyectos. Algunos ha decidido seguir en el equipo en el que militaba, bien porque no era oportuno, bien porque no quería aventurarse o abandonar un equipo en el que estaba a gusto; pero otras ha decidido cambiar de aires, como ha sucedido en 2006, 2010, 2014 y ahora en 2016.

Son dieciséis temporadas pedaleando por toda Galicia, España, Portugal y otras partes de Europa con sus diferentes equipos: O Rosal (2001-2006), Spol Caixanova (2007-2010), Superfroiz (2011-2014) y Rías Baixas (2015-2016). Empezó pedaleando de verde, pasó al azul, se fue al rojo, volvió al verde y repetirá en unos meses de azul en 2017 en el Aluminios Cortizo.

El guardés se ha mostrado muy ilusionado y motivado de cara a su nueva etapa, quizá una de las más ambiciosas que se le presentan a sus 28 años.

“El año 2016 ha sido mi segunda mejor temporada, sólo superada por la del 2009, y en 2017 intentaré superarme de nuevo y conseguir muchos de los objetivos que nunca di logrado hasta ahora. He optado por cambiar de aires, creo que era necesario y el momento adecuado, ya que tengo un proyecto muy atractivo y ambicioso para 2017, una de esas oportunidades que no se deben dejar pasar y escapar. Blanco Villar, el director, y Tanis, el presidente del Cortizo, me llamaron varios años para que corriera a sus órdenes, y esta vez accedí conociendo su interés, es un gran director y conoce de sobra el mundo del ciclismo y esta categoría. Este mundo da muchas vueltas y no se sabe hasta cuando, si será una etapa larga o corta, siempre apuesto por etapas largas para tener estabilidad, pero iré otra vez paso a paso como siempre. Simplemente agradecer la oportunidad que seguro que no defraudaré y el apoyo de la familia, amigos, conocidos, vecinos y la gente que está siempre pendiente de mis competiciones allá a donde vaya. Cada año que pasa tengo más ilusión y eso me anima a prepararme a conciencia duramente para lo peor que se presente a lo largo de la temporada de carretera”, comentó a Telemariñas Aser.

Aser Estévez se colocará el primer dorsal de su próxima temporada por el mes de febrero, con nuevos colores, y en la que será su temporada número diecisiete de manera consecutiva como ciclista. De nuevo entrenará duro y se preparará lo mejor posible en la pre-temporada invernal, confiando tener suerte y esquivar lesiones y caídas, la cara negativa del que quizás sea el deporte más sacrificado pero menos reconocido por el público.