La conselleira de Infraestruturas e Movilidade, Ethel Vázquez, firmó hoy, en calidad de presidenta de Augas de Galicia, un convenio de colaboración con el Concello de Gondomar, por lo que la Xunta de Galicia continuará haciéndose cargo de la explotación de la depuradora de aguas residuales de titularidad municipal.

Ante la caducidad del convenio de colaboración que estaba en vigor hasta ahora, a lo largo del último año, la Xunta se dirigió de forma reiterada al Concello de Gondomar para ofrecerle la posibilidad de que se hiciera cargo del funcionamiento de la depuradora, de acuerdo con sus competencias municipales.

Dado que el Concello de Gondomar no dio respuesta a esas comunicaciones de la Xunta, y para evitar que la depuradora deje de funcionar una vez vencido el plazo de vigencia del convenio, la Xunta remitió una propuesta de acuerdo para prolongar su vigencia y, de esa forma, garantizar con medios autonómicos, que las aguas residuales de Gondomar continúen a recibir el tratamiento idóneo. Ese convenio sí fue aceptado por el Concello y hoy fue firmado por la conselleira de Infraestruturas e Movilidade.

En virtud de este convenio, la Xunta se compromete, a través de Augas de Galicia, a continuar a llevar a cabo la explotación de las instalaciones de la depuradora de aguas residuales de Gondomar en las condiciones técnicas idóneas a su capacidad y diseño y a las exigencias ambientales vigentes, realizando las actuaciones oportunas para su idónea conservación y mantenimiento.

A pesar de ser una competencia municipal, en aras de colaborar y ayudar a ese municipio en el ejercicio de sus competencias, la Xunta de Galicia viene explotando la depuradora de Gondomar desde junio de 2005.

Se trata de una ingente ayuda de la Xunta al municipio, tanto desde el punto de vista técnico, como administrativo como, sobre todo, económico. En total, la Administración autonómica lleva invertidos más de 8 millones de euros en el mantenimiento y explotación de esta infraestructura hidráulica.