El Concello de Baiona certificó que toda su iluminación pública, tanto farolas como cuadros e instalaciones eléctricas está asegurada frente a la posibilidad de descargas.

La mejora del sistema eléctrico público fue una de las prioridades de la Concejalía de Vías y Obras a lo largo del 2016 y durante todo el año los trabajos de mantenimiento se centraron en revisar todo el sistema y comprobar el correcto aislamiento en condiciones adversas de humedad.

Además de las instalaciones de todas las parroquias, también fueron sometidas a revisión las del casco urbano, entre ellas la mejora del sistema eléctrico de la Casa del Concello y de la Plaza de Abastos, así como el resto de edificios municipales.

En lo relativo al ahorro energético, se llevaron a cabo el cambio de luminarias en las aulas de los colegios Covaterreña, Fontes, Sabarís y Belesar, lo que supuso una reducción aproximada de 10.000 euros en el coste de la factura para las arcas municipales. También la mejora de la iluminación en las zonas de Covaterreña y As Carneiras rebajó el gasto en otros 10.000 euros.

Pintado de calles

Durante el 2016, la concejalía dirigida por José Ángel Bahamonde, también dedicó una inversión de 11.355 euros al pintado de las calles Dolores Agrelo, Venezuela, Brasil, Ecuador, Cuba, Palos de la Frontera, Uruguay, Vila do Bispo, Rafael Freire, Herminio Ramos, Loureiral, Avenida Sabarís, entorno aparcamiento Marrucho, así como reestructuración y mejora de zonas de parking en la salida de la autopista y la carretera de la costa.

Compra de maquinaria

Además, el año pasado se dedicaron otros 16.900 euros a la compra de maquinaria para la mejora del departamento, como la de una apisonadora compactadora, una niveladora, deshumidificador, dumper, etc. En cuanto a la compra de material se invirtieron 17.756 euros en la adquisición de materiales y mobiliario en stock.