Marie Savariau Dreno

Los jardines del Archivo Histórico y la Biblioteca Pública Municipal de Baiona acogieron este viernes el acto de entrega de distinción honorífica de “Hija Adoptiva” a Marie Savariau Dreno, figura fundamental en el Hermanamiento entre la villa francesa de Pornic y Baiona.

Con el objetivo de reconocer públicamente el trabajo desinteresado de todas aquellas acciones realizadas por personas o colectivos que lleven consigo el engrandecimiento de Baiona, sean o no naturales del municipio y cuyas trayectorias son un ejemplo para la ciudadanía, el Concello cree necesario, divulgar, reconocer y premiar la trayectoria personal y profesional de esta ciudadana francesa.

Durante estos últimos 24 años, Marie Savariau Dreno, ha sido una de las personas claves en mantener vivo y latente el hermanamiento con Pornic, por compartir, difundir y poner en valor el desarrollo de nuestra historia común, por mantener las puertas abiertas al contacto directo entre los vecinos de las dos localidades, por la interrelación continua y por el intercambio de valores culturales, de costumbres y tradiciones, que han dejado una profunda huella tanto en la vida de los baioneses, como de los porniqueses.

Si importante es firmar un acta de hermanamiento, mucho más importante es ratificarla y sobre todo darle contenido. Y es en este punto dónde Marie Savariau Dreno fue fundamental para que Baiona y Pornic estrechasen sus lazos. En estos últimos 24 años, los  gobiernos de Pornic y Baiona lo hemos logrado promoviendo intercambios en materia cultural, turística, deportiva, medioambiental y de educación. Todos ellos fomentados e impulsados gracias a la labor de esta francesa de nacimiento y gallega de corazón”, ha comenzado su intervención el Alcalde de Baiona, Carlos Gómez Prado.

“Entendemos que el éxito de los hermanamientos los hace las personas como Marie y por ello, Baiona tenía una deuda con ella. Con esta distinción, Baiona cumple una deuda contraída con una vida marcada por su amor, entrega y servicio a nuestra villa que la acogió hace 24 años y en la que siempre ha estado presente. Gracias a su trabajo ambos pueblos, hemos hecho especial hincapié en implicar a los ciudadanía en este bonito proyecto de compartir cultura, conocimientos, en definitiva, de compartir la vida. El hermanamiento, del que Marie, miembro del Comité de Hermanamiento, fue precursora, también nos ha permitido que desde 1997, ambos pueblos trabajemos por la construcción común de Europa. En estos momentos, en que en el viejo continente sólo se habla del COVID y economía, nosotros, Pornic y Baiona hablamos de personas y de las cosas que nos unen, de personas tan ejemplares como nuestra querida Marie. A Marie le debemos el poder disfrutar hoy en día de un hermanamiento vivo y activo”, ha destacado el regidor.

Gracias a su perfecta organización y a su empeño, los ciudadanos de ambas villas se conocen mejor y estrechan unos fuertes lazos de amistad y fraternidad que traspasan fronteras. Muestra de ello es la presencia anualmente de dicho Comité de Hermanamiento en la Festa de la Arribada como cita obligada formando parte de la delegación de pueblos hermanados invitados a los actos conmemorativos de la Arribada.

La figura de Marie Savariau es clara merecedora de la distinción que hoy se le ha entregado, pues su trayectoria profesional y personal está muy vinculada a la villa de Baiona y a su hermanamiento, a la puesta en valor y divulgación de los valores socioculturales que las unen, de las afinidades que las conectan, por lo que desde el Concello de Baiona se ha considerado justo y necesario destacar y resaltar su figura como miembro del Comité de Hermanamiento y como persona, así como los merecimientos extraordinarios que justifican y amparan el reconocimiento que hoy se le ha hecho en este acto.

Entusiasta de Baiona, procura pasar el mayor tiempo posible en el municipio y ha sabido contagiar ese entusiasmo a su familia y a muchos ciudadanos de Pornic.

Entre el público asistente al acto se encontraban miembros de la Corporación Municipal, ex-regidores de la villa como Manuel Vilar Márquez, alcalde de Baiona en el momento del hermanamiento (1997), también familiares y amistades de la galardonada que no han querido perderse este bonito reconocimiento que el Concello de Baiona ha otorgado a esta baionesa de adopción.