El Concello de Baiona recibió este viernes la noticia de su inclusión como nuevo miembro de la Red Mundial de Ciudades y Comunidades Amigas de la OMS (Organización Mundial de la Salud) , una organización que en España está coordinada por el Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso) y que trabaja en todo el mundo para promover “grandes lugares para envejecer”.

El Gobierno local hizo la petición de entrada en la red a finales del año pasado después de que el grupo municipal de Izquierda Unida presentara la solicitud para que la villa formara parte del colectivo. Baiona se convirtiera en el primer municipio de la provincia de Pontevedra en entrar en la red mundial y el tercero de Galicia después de Castrelo de Miño y Ourense (en España hay un total de 70 municipios).

La organización fomenta en las ciudades y comunidades miembros las iniciativas para conseguir crear entornos y servicios que promuevan y faciliten un envejecimiento activo y saludable. Además, pretende conectar ciudades y comunidades de todo el mundo para facilitar el intercambio de información y experiencias. Desde la red se apoya a los municipios y regiones para “encontrar soluciones a través de una orientación técnica innovadora y basada en la evidencia”.

Gracias a esta iniciativa las personas mayores de Baiona tendrán un hilo directo con un gobierno en busca de una respuesta a sus sensibilidades y podrán crearse los espacios que necesiten”, apuntó este viernes el alcalde, Ángel Rodal.

La red mundial valoró las medidas tomadas desde el Concello en favor de las personas mayores, tales como los cursos de alfabetización para adultos, de memoria, informática, actividades de ocio, de turismo o culturales o instalaciones saludables, entre otras.

También fue valorada la labor de Baiona en la accesibilidad de las personas mayores, las campañas de prevención del envejecimiento puestas en marcha por el Centro de Día o las actividades del Centro Sociocomunitario.