La autopsia confirma que Iván Durán se suicidó con una pistola en Baiona

El pasado 25 de agosto amanecía como un día cualquiera en la vida de la familia Durán de Baiona. Pero todo cambió en una fracción de segundos. Iván, el hijo mayor de la familia, dejó una nota en su habitación anunciando su intención de cambiar de vida.

Desde entonces la vida de la familia cambió por completo. Día tras día buscan a Iván por todos los lados. Investigan cada una de las pistas que van llegando al móvil, a las redes sociales o de las fuerzas de seguridad del Estado.

Desde el pasado 30 de diciembre, su padre Juan está en el Algarve portugués tras una pista. Al parecer, varios testigos habrían visto a Iván en la estación de autobuses de la localidad de Albufeira, durmiendo con otra persona en un saco de dormir. “He venido hasta el Algarve porque nos informaron que vieron a una persona de las características de mi hijo durmiendo en la estación de autobuses” relató el padre de Iván a Telemariñas.

Ya he recorrido más de 18.000 kilómetros por el país vecino. Creemos que está aquí, tenemos esa esperanza” declaró Juan quien matizó que “las autoridades españolas nos han abandonado, a mí, a mi familia y a mi hijo”.

La Policía portuguesa está colaborando más que la española ya que al ser una desaparición voluntaria no dan la misma cobertura que si fuera una desaparición involuntaria” afirmó.

Por el momento no hay pistas fiables sobre el paradero de Iván. Su familia está completamente destrozada. “Esperamos encontrarlo cuanto antes, esto es una angustia. Aunque la esperanza es lo último que se pierde, con la escasa ayuda que tenemos de las autoridades españolas va a ser casi imposible” concluyó.

Cualquier información que pueda servir de utilidad de Iván Durán de 30 años, moreno, 1,97 metros de estatura y con complexión atlética, puede transmitirse a través del teléfono 112, dirigiéndose a la Guardia Civil o el teléfono de contacto de la familia 628 517 021.