El municipio de Caminha ha decidido mantener suspendido por tiempo indefinido el servicio de ferry con A Guarda, y ha comunicado esta decisión al alcalde de la villa, Antonio Lomba.

La lucha contra la pandemia y sus efectos obligó al Municipio luso a movilizar a gran parte de los trabajadores del transbordador para el transporte escolar, el transporte de personas al Centro de Vacunación y la limpieza de vehículos y equipos.

Como no es posible cruzar la frontera sin gran parte de la tripulación del ferry, el municipio luso optó por priorizar el servicio directo a los ciudadanos, continuando con la labor de mitigar los efectos del COVID 19 en Caminha.

«Actualmente, hay 5 trabajadores de transbordadores que trabajan en otras áreas de acción municipal y están divididos en el servicio de distribución de alimentos por los distintos establecimientos educativos y familias necesitadas, el transporte de jóvenes con discapacidad a instituciones ubicadas fuera del municipio, el transporte de ciudadanos al Centro de Vacunación, vigilancia del transporte escolar y limpieza y desinfección de vehículos», explican desde la Câmara Municipal de Caminha.