Ciclistas que se la juegan en la carretera PO-552
RUBENS // Los ciclistas circulando por la carretera PO-552, a su paso por Mougás (Oia).

La carretera PO-552 entre Baiona y A Guarda ofrece unas imágenes espectaculares, y por ello, muchos ciclistas escogen la ruta. Aunque muchos no saben de su alta siniestralidad. Otros sí, pero deciden jugársela en la PO-552. 

Uno, dos, tres, cuatro y hasta cinco ciclistas ocupando en su totalidad el carril de circulación. El pasado jueves por la mañana varios ciclistas de avanzada edad se la jugaron ‘en modo competición’, al realizar un ‘pique’ para ver quien llegaba el primero en un repecho que se encuentra a la altura del kilómetro 27 de la carretera PO-552, en la parroquia de Mougás (Oia).

Lo curioso, es que durante al menos 1 kilómetro, una fila de vehículos no han podido adelantar a estos ciclistas, que circulaban a una velocidad aproximada de 20 km/h, y ocupando todo el carril en sentido A Guarda. Sin importarles en absoluto los vehículos que les seguían.

Hay un refrán que dice, “para ser respetado primero hay que respetar”. Muchos conductores no respetan a los ciclistas, pero a su vez, muchos ciclistas no respetan a los conductores.

Existen conductores que protestan y aseguran que los ciclistas deben circular por un carril bici aunque sea impracticable, pero algunos no saben aún que ese carril bici no es obligatorio y que deben adelantar con una separación de al menos un metro y medio.

La normativa española es muy exigente en la protección a los ciclistas cuando circulan por la carretera. De hecho, los conductores de vehículos a motor deben dejar al menos un metro y medio de separación lateral cuando adelanten a uno o a varios ciclistas. Además de la separación lateral, los conductores de vehículos tienen prohibido adelantar a ciclistas si esa maniobra puede poner en peligro o entorpecer la marcha de los ciclistas, tanto si circulan en el mismo sentido como en el contrario. Para realizar el adelantamiento y dejar la separación necesaria, el conductor puede ocupar parte o la totalidad del carril contrario. Y además, para realizar ese adelantamiento se puede pisar la línea continua.

Por otra parte, hay ciclistas que tampoco respetan. La normativa española dice que deben circular en paralelo pero muchos no la saben, o simplemente, no la cumplen. Además se puede apreciar, cada vez con más frecuencia, como muchos ciclistas se saltan los semáforos en rojo con el peligro que eso conlleva.

Las bicis y las motos protagonistas de la nueva campaña de concienciación de la DGT

La presencia de motoristas y ciclistas en las carreteras, sobre todo los fines de semana y en especial en los meses de primavera y verano, llevó a la Dirección General de Tráfico a realizar una campaña de concienciación sobre la responsabilidad que los distintos usuarios de la vía tenemos, realizando una conducción respetuosa con el resto de usuarios, en especial con los vehículos de dos ruedas (motoristas y ciclistas) que son los más vulnerables.

La campaña arrancó el pasado mes de mayo de 2016  (los dos últimos fines de semana del mes, 21-22 y 28-29), periodos durante los cuales los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil vigilaron a pie de carretera y desde el aire, con los helicópteros de la DGT, que los distintos conductores respeten las normas de seguridad vial establecidas, mejorando su propia seguridad y la del resto de usuarios.

Para ello, se incrementó la presencia de los agentes de Tráfico en los tramos de carreteras que habitualmente son transitados por motoristas y ciclistas, para vigilar que la convivencia de estos tipos de ciclos con el resto de vehículos sea la adecuada.

Bloques de hormigón

Los ciclistas siguen a la espera de que la Xunta retire los peligrosos bloques de hormigón en la carretera PO-552, concretamente a su paso por los municipios de Baiona, Oia y A Guarda.

La Consellería de Infraestruturas anunció a principios del mes de mayo de 2016 que “se intentarán eliminar los bloques de hormigón que separan el carril bici de la PO-552”, unos elementos de separación muy cuestionados por los usuarios desde la apertura de la senda ciclista y que han provocado numerosos accidentes en los últimos años.