la gallega
ALFREDO

El alcalde de Tui, Carlos Vázquez Padín, acompañado por arquitectos, asesores y efectivos de la Policía Local y la Guardia Civil, entró a primera hora de esta mañana en las instalaciones de la pirotecnia La Gallega, en Baldráns, donde estuvieron más de tres horas para reformular el proyecto de derribo de las casetas que no se ajustan a la legalidad. Tras esta inspección, la Policía Local precintó las instalaciones.

La pirotecnia La Gallega es propiedad de Francisco Lameiro, actualmente en prisión por la explosión de un almacén ilegal en Paramos con más de una tonelada de pólvora y otros materiales, a unos tres kilómetros de distancia de donde está la sede que hoy se precinta.

El regidor aseguró a los numerosos medios de comunicación que lo esperaban a las puertas de la pirotecnia sobre si La Gallega mantenía la actividad tras la explosión que, “non me consta ningunha actividade nesta empresa”.

Padín explicó que, “poden dicir que esta actuación faise de forma tardía pero eu levo nove meses no cargo e é difícil responsabilizarme a min de todo este retraso na tramitación para o cumplimiento da sentencia. Había moitos informes pero son complexos e eu non me sentín asesorado realmente ata a semana pasada, cando por fin un asesor me dixo exactamente o que tiña que facer e firmar”.

El alcalde indicó que hoy se hará un levantamiento topográfico para reformar el proyecto de derribo ya existente pero que, en su día, fue informado negativamente por el arquitecto municipal e insistió que “este procedemento é por un problema urbanístico, no de seguridade”, relativo a una sentencia del TSXG del 2015.

El Concello de Tui precinta La Gallega
ALFREDO