Praia Panxón

«Considera usted oportuno regular la presencia de animales en las playas del municipio de manera que en el periodo estival puedan acceder a ellas entre las 22:00 y 9:00 horas?«. Actualmente, entre el 1 de junio y el 30 de septiembre, está prohibida la presencia de animales en todos los arenales de Nigrán excepto en la Praia do Carreiro y la Praia do Canto.

Esta pregunta, con posible respuesta afirmativa o negativa, es la primera consulta pública del Historia del Concello de Nigrán y tiene como objetivo dirimir si el gobierno local modifica o no la ordenanza municipal de convivencia ciudadana y ornato público que, entre otros aspectos, regula la presencia de perros en los arenales.

El vecindario pueden expresar su opinión hasta el 15 de agosto a través de escrito o instancia presentada en el registro general o sede electrónica o bien mediante un formulario Google.

«Temos moitas opinións encontradas ao respecto entre a propia cidadanía e mesmo entre ornitólogos ou ecoloxistas e propietarios de mascotas», incide el alcalde, Juan González, quien el verano pasado dio el paso para permitir la presencia de perros durante el periodo estival en las playas de O Canto y Carreiro, además de ser un municipio pionero en la instalación de sanecáns en el 2017 para depositar las cacas de las mascotas.

«Os propietarios de cans siguen demandándonos unha maior apertura ao respecto pero tamén temos moita veciñanza que se opón. Non é unha cuestión tan sinxela e queremos, deste xeito, palpar a opinión xeral da cidadanía», explica el alcalde, quien no valora en ningún caso «unha modificación de cara a que poidan acceder os cans durante o resto do día coincidindo coa presenza de milleiros de bañistas». 

Multas graves

El alcalde de Nigrán incide en que, como contempla la ordenanza y no se pretende modificar, los perros deberían pasear por la playa atados por correa como en los demás espacios públicos del municipio y es obligatorio que el dueño recoja sus excrementos.

«En caso de que finalmente se modifique a ordenanza ímos ser especialmente vixilantes de que os donos recollan as cacas porque, do contrario, se considerará unha infracción grave con multas de ata 600 € por ser este un espazo de convivencia onde acuden cada día milleiros de persoas, entre eles crianzas que, precisamente, veñen a xogar na area.; este é xa un motivo suficiente para que non se poida soltar o can e que defeque en calquera lugar onde o dono non o pode controlar», insiste el alcalde, quien ve en esto «unha liña vermella» para que funcione la convivencia entre bañistas por el día y dueños de perros por la noche y a primera hora de la mañana.

«Esta é a primeira consulta pública que facemos pero virán máis ao longo deste mandato como unha fórmula máis de participación e transparencia«, finaliza.