COSTA DOS CASTROS // Petrogllifo Auga dos Cebros en Pedornes

Las actividades de la Asociación Costa dos Castros en este año arrancan con el inicio de las labores de limpieza de vegetación en el entorno del petroglifo de Auga dos Cebros, que representa una embarcación mediterránea. Esta intervención, que se desarrolla en monte comunal en la zona de O Viveiro, en la parroquia de Pedornes, es posible gracias a las aportaciones económicas de las personas que colaboraron en las campañas de crowdfunding.

Las labores de desbroce comenzaron esta misma semana y persiguen varios objetivos: reducir el riesgo de fuegos forestales, dejar visibles y accesibles los distintos petroglifos e incrementar el conocimiento existente sobre las representaciones rupestres de la zona. Al mismo tiempo, estos trabajos dejarán el área preparada para próximas actuaciones de puesta en valor, unas intervenciones que permitirán disfrutar del entorno de O Viveiro entendiendo e interpretando este espacio como uno todo.

Una cuadrilla de operarios de la lucha contra incendios forestales trabaja en la limpieza bajo la supervisión de la arqueóloga Elisa Pereira, quien permanece a pie de campo comprobando que las labores, que se hacen de manera manual, se desarrollan con todas las garantías de protección. Por su parte, la comunidad de montes de Pedornes, como propietaria de los terrenos, se encarga de las gestiones de los permisos necesarios para ejecutar la actuación, enmarcada dentro del conjunto de actividades que Costa dos Castros programa en este 2017.

Auga dos Cebros se sitúa en terrenos de la comunidad de montes de Pedornes, en el lugar de O Viveiro, en un espacio con vegetación y arbolado próximo al río Vilar.

En esa zona existen diversos grabados, pero entre ellos destaca especialmente el de la embarcación mediterránea, uno de los petroglifos más singulares de la costa gallega que, además, es único en la fachada atlántica europea.

La representación de un barco con unas formas que coinciden con las de los modelos mediterráneos del II Milenio a.C. muestra la existencia de relaciones entre las culturas atlánticas y las del Mediterráneo ya desde épocas prehistóricas, de ahí la importancia de esta joya arqueológica de la Costa dos Castros.