GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil, en una operación conjunta con la Gendarmería Nacional Francesa, coordinada por Europol y la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF) ha incautado 1,5 toneladas de angulas vivas.

Se han realizado una treintena de registros simultáneos en domicilios, sedes de empresas y viveros clandestinos de España y Francia, y extendidos a Bélgica y Polonia, en los que se ha detenido a un total de 27 personas por delitos de pertenencia a organización criminal, tráfico de especies protegidas, contrabando y blanqueo de capitales.

En el seno de estos registros también se han incautado varias toneladas de lotes congelados de angulas, sin trazabilidad ni controles sanitarios, no aptos para su disposición en la cadena alimentaria. Además, se han intervenido bienes por valor de más de 2 millones de euros.

Las investigaciones se iniciaron en 2021 gracias a la colaboración policial entre el Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) y el servicio de aduanas francés, la OCLAESP de la Gendarmería francesa, al detectarse una serie de irregularidades en el comercio de anguila europea (anguilla anguilla) en distintos grados de desarrollo (alevines–angula y adultos–anguila).

Esta especie, debido a su precaria situación catalogada como crítica según la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza), se encuentra incluida en el Apéndice II CITES (Anexo B del Reglamento Comunitario 338/97), lo que implica que su comercio dentro de la UE esté sujeta a cuotas de pesca y distribución, pero totalmente prohibida su exportación fuera de ésta.

Sin embargo, es un producto muy cotizado en algunos países asiáticos, cuyo consumo hace que alcance valores de hasta 5.000 euros el kilo, por lo que, desde hace años, se viene detectando a grupos y organizaciones criminales dedicadas a escamotear lotes de angula viva y enviarlas a clientes en Asia.

Modus operandi

Se ha desmantelado una organización criminal, con implantación transnacional, asentada entre el norte de España (Guipuzkoa y Pontevedra), y el sur de Francia (Aquitania), cuyos dirigentes controlaban toda la cadena de suministro y distribución de angula al margen de los controles de la administración.

Este grupo, compuesto tanto por pescadores como por gestores comerciales y mayoristas, se encargaba de detraer del circuito legal angula viva para suministrársela a ciudadanos de origen chino, quienes disponían de viveros clandestinos en la zona de París, en Francia y Amberes, en Bélgica. Desde ahí, organizaban viajes de personas a Asia, quienes, a través de distintos aeropuertos europeos cercanos a los viveros portaban consigo equipaje conteniendo los ejemplares de angula.

Durante la investigación se pudo constatar que hasta 14 toneladas de angula alevín y 31 de anguila adulta se substrajeron del circuito legal, lo que en el mercado legal habría alcanzado un valor de más de 6,7 millones de euros.

Actuaciones en España

En España, hay ocho personas detenidas o investigadas en las provincias de Guipuzkoa (6), Navarra (1) y Pontevedra (1). Las actuaciones en las distintas empresas y almacenes implicados han contado con apoyo de la Diputación Foral de Guipuzkoa y de la Xunta de Galicia.

Reintroducción al medio natural

Los ejemplares de angula viva aprehendidos se encuentran en una piscifactoría del gobierno navarro, concertada con el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico y se tiene prevista su liberación en el medio natural, para preservar su supervivencia.

De esta forma, se consigue uno de los objetivos más difíciles en la lucha contra el tráfico de especies y el fin último en este tipo de operaciones, como es la total reintroducción en el medio de los especímenes intervenidos, contribuyendo así a mejorar su conservación a largo plazo.

El procedimiento judicial lo ha liderado el Juzgado de Instrucción nº 4 de San Sebastián, de forma coordinada con un procedimiento análogo instruido en el JIRS (Juzgado especializado en delincuencia organizada) de Burdeos.

FUENTE: GUARDIA CIVIL