RUBNES // Desirée con la prótesis en una entrevista a Telemariñas (Archivo)

La titular del Juzgado de lo Penal número 3 de Vigo condenó a dos años de prisión e inhabilitación especial para el ejercicio de la profesión médica por un periodo de 4 años al traumatólogo que atendió a la gimnasta de Gondomar, Desirée Vila, que perdió una pierna al ser necesario practicarle una amputación.

La jueza lo considera responsable de un delito de lesiones por imprudencia grave con pérdida de miembro principal y grave deformidad, por lo que lo condena a indemnizar a la joven gondomareña en más de 2.292.000 euros (14.702 euros días de baja, 176.954 euros secuelas, 111.149 euros perjuicio estético, 196.000 daños morales y casi 1.800.000 euros prótesis).

Esta tarde Desirée se mostraba “contenta y aliviada a pesar de que aún pueden recurrir”. “Esto me hará la vida más fácil”, comentó a Telemariñas la gondomareña.

La sentencia no es firme y se puede recurrir ante la Audiencia Provincial de Pontevedra.

Caso Desirée

En febrero de 2015, Desirée sufrió un accidente al realizar un salto acrobático mientras entrenaba. Tras caerse una de sus piernas quedó fuera de la colchoneta y fue trasladada al hospital Fátima de Vigo, pero como no le correspondía por seguro, fue derivada al centro Médico el Castro. A la gimnasta se le detectó una rotura de la tibia y el peroné y fue intervenida.

Los médicos ante la sospecha de que pudiesen existir complicaciones, le realizaron una arteriografía y descubrieron que una de las venas de la rodilla estaba obstruida. La menor fue entonces trasladada a Povisa para ser operada por especialistas vasculares.

Tras varias intervenciones quirúrgicas y ante la evidencia de que sufría una creciente necrosis, los médicos procedieron a amputarle parte de la extremidad derecha.

RUBENS // Desirée en una entrevista a Telemariñas en Gondomar (Archivo)