Después de toda una semana rodeada de misterio, con el anuncio de la presentación de dos altas ya anunciadas -el regreso de Aymerich y la incorporación de Pablo Castro-, ayer en Casa Telleiro, casi 100 asistentes descubrieron las dos caras nuevas que se unen a la entidad para la temporada que comenzará el 10 de agosto.

Una de ellas es Andrés Sánchez, que el pasado martes anunciaba su salida de Cisne y la otra es Laura del Castillo, que reforzará las parcelas deportiva y administrativa.

Con el fichaje de Andrés, el club da por cerrado el capítulo de altas. Se trata de un jugador polivalente, con mucha experiencia en la categoría y que ‘viene de ser clave en los éxitos de Cisne. Un jugador de carácter, con el que ya habíamos contactado en otras ocasiones, y que supone un refuerzo de lujo para nosotros’.

Criado en la cantera de Teucro, en 2010 cambió de club para unirse al Cisne, coincidiendo con los mejores de la entidad pontevedresa. Sólo tuvo un breve paso por Alarcos Ciudad Real, con el que llegó a disputar una fase de ascenso. Aún diestro, se ha erigido como uno de los mejores laterales derechos de la división y será vital en ataque y defensa.

La otra cara nueva presentada ayer pilló por sorpresa a los asistentes. Se trata de Laura del Castillo, que llega procedente de la SD Teucro. Formada en marketing y relaciones publicas entre otros, se trata de ‘un fichaje muy necesario. Necesitamos profesionalizar el club y Laura es la persona ideal para ello. Llevábamos mucho tiempo buscando una persona que cumpliese lo que necesitamos y ella es la persona ideal. Abarca la parcela deportiva y la de administración y comunicación y nos ayudará para seguir creciendo’.

El regreso de Aymerich y Pablo fue, como era de esperar, caluroso. Casi cien espectadores se congregaron en la terraza de Casa Telleiro, restaurante colaborador del club. El primero se mostró ‘muy contento de estar aquí de nuevo. Sabía que mi etapa en el Novás no acababa el verano pasado y este es el lugar ideal para ser feliz’. Esa misma ‘morriña’ la confirmaba Pablo Castro. El ya ex pivote de Ibiza tenía ‘muchas ganas de volver a Galicia y siempre he sentido admiración por este club. Desde fuera se ve muy serio y cuenta con una afición que tengo muchas ganas de tener a favor’.