El servicio de empleo de la Confederación Gallega de Personas con Discapacidad (COGAMI) registró en el año 2023 una disminución en el número de contrataciones con respecto al año anterior en un 18%. Durante este año, fueron contratadas a través de COGAMI 1.542 personas con discapacidad o incapacidad laboral reconocida para profesión habitual: 317 en la oficina de A Coruña; 207 en la de Ferrol; 231 en Santiago; 157 en Lugo; 226 en Ourense; 223 en Pontevedra y 181 personas contratadas en Vigo.

Este descenso en el número de inserciones, en palabras de la coordinadora de Empleo, Mari Carmen Ínsua, “es algo que venimos detectando durante todo el año”. Desde el área de empleo apuntan que la reforma laboral puede estar relacionada en el descenso de contratos”, según explica Ínsua “se hacen muchos contratos fijos discontinuos que, en el caso de las personas con discapacidad, es más compleja la desvinculación con la empresa y que la siguiente pueda percibir las ayudas por contratación”.

COGAMI presta servicios de información, asesoramiento, orientación, formación para el empleo, orientación e intermediación laboral desde el año 1996, siendo centro colaborador del Servicio Público de Empleo de Galicia, especializado en personas con discapacidad física y orgánica. Cuenta con un equipo formado por cerca de 50 profesionales de orientación y agentes de empleo en las siete ciudades gallegas, que también se desplaza al rural para atender las necesidades de estas zonas.

Durante 2023, este equipo de profesionales realizó 7.431 entrevistas de orientación laboral para asesorar, orientar y trazar itinerarios laborales personalizados. De todas estas entrevistas, 1.128 fueron con personas que se incorporaron por primera vez a la base de datos del servicio, que actualmente contabiliza 17.380 personas inscritas: 18% personas inscritas en A Coruña; 12% en Ferrol; 15% en Santiago; 9% en Lugo; 12% en Ourense; 17% en Pontevedra y 17% personas inscritas en la base de datos en Vigo.

“El perfil mayoritario de nuestra base de datos estaría contemplado por un 58% de las personas inscritas son hombres, el 60% tiene discapacidad física, un 53% tiene una media de edad entre los 41 y 55 años y con estudios primarios básicos”, informa Ínsua.
El servicio de empleo de COGAMI precisa de la colaboración e implicación del empresariado gallego para poder lograr la inserción laboral del colectivo de las personas con discapacidad. Es necesario hacer labor de sensibilización con el empresariado, para que impulse oportunidades laborales para personas con discapacidad, para que sean empresas comprometidas.

Durante este año se visitaron 288 nuevas empresas que se incorporaron a la red de contactos del servicio y también se realizaron 4.390 seguimientos a otras empresas ya anteriormente contactadas. De estos contactos se captaron 917 ofertas de empleo.
Aunque se evolucionó mucho en la visión de la discapacidad, queda mucho camino por avanzar”, indica Mari Carmen Ínsua. “Hay empresas concienciadas y sensibilizadas, colaboran con nosotros en la gestión de candidaturas y finalmente contratan a la persona de nuestra bolsa de empleo. Pero también muchas empresas que visitamos dicen que no les encaja una persona con discapacidad y esto es por desconocimiento y falta de sensibilidad”.

En estas visitas a las empresas, también se da a conocer el apoyo que se les puede prestar en sus procesos de selección de personal con discapacidad, comunicar las ayudas que existen para la adaptación de los puestos de trabajo y ofrecen asesoramiento en la cobertura de la cuota de reserva la aquellas que tienen más de 50 personas trabajando. De las 1.542 personas insertadas en este año, el 63% fue a través de la empresa ordinaria, y el 37% restante logró la inserción a través de una iniciativa de empleo protegido.