RUBENS // Los bañistas esta tarde en la playa de A Ribeira, tras avistar el 'tiburón'.

Era un día normal para los cientos de personas que se encontraban esta tarde en la playa baionesa de A Ribeira, hasta que el avistamiento de una aleta en el mar encendió todas las alarmas. 

Ocurrió sobre las seis de la tarde en el municipio de Baiona. “Estaba tranquilamente tomando el sol y de repente, escuché a los niños gritando ¡tiburón, tiburón! Me lenvaté y ya vi a las personas corriendo. Todo el mundo salió del agua”, comentó una turista que se encontraba en la playa baionesa.

Un marinero de la villa volvió al mar para valorar de qué pez se trataba, y comprobó finalmente que fue una falsa alarma, ya que “era un ‘muxo’ y no un tiburón”.

Si realmente se tratase de un tiburón, podría ser un tiburón peregrino, y dicha especie se alimenta de plancton, por lo tanto, no tiene ninguna peligrosidad. Además suele aparecer en las costas de Galicia todos los años en esta época.

El 12/06/2014 dos marineros de Oia cedieron a Telemariñas un vídeo en el que se podía apreciar a un tiburón peregrino en la costa de Oia, en concreto a la altura de A Punta das Orelludas.

Tiburón peregrino

El tiburón peregrino es el segundo tiburón más grande del mundo, sólo superado por el tiburón ballena y, además, es uno de los tres tiburones planctívoros. Tiene fama de tiburón “amable” entre los seres humanos a pesar de su tamaño y de la impresionante boca que posee. Muchos aseguran incluso que es “totalmente inofensivo”. Puede ser encontrado en todos los océanos del mundo pero tiene preferencia por las aguas por los mares subpolares y en general las aguas frías y templadas de las plataformas continentales. Recientemente se descubrió que cruza el ecuador y se adentra en aguas más cálidas.

Su hábitat varía de acuerdo con su comportamiento. En verano acude a las zonas costeras para alimentarse de abundantes copépodos, pero apenas inicia el invierno migra hacia áreas de aguas frías. Frecuentemente se le ve cerca de tierra firme y su cuerpo puede verse debajo de la superficie siguiendo concentraciones de plancton en la columna superior de agua.