El Concello de O Rosal continúa su apuesta por proyectos que permitan un desarrollo integral del municipio, poniendo en valor sus espacios y su patrimonio y situando de nuevo a las personas en el centro. La alcaldesa, Ánxela Fernández Callís, presentó en un encuentro con el vecindario el proyecto de mejora y transformación del entorno de As Eiras, una zona “cun elevado valor natural e patrimonial que vai dende a Ribeira ata a Madalena con actuacións que resolven problemáticas concretas, recuperan o patrimonio cultural e melloran os accesos, os camiños, as sendas e, por suposto, a calidade de vida da veciñanza e das persoas visitantes”.

El Concello celebró un acto de participación social abierto en el que los vecinos aportaron ideas y sugerencias que incorporar al proyecto. “Non podemos máis que agradecer a implicación e compromiso dos rosaleiros e rosaleiras, xa que para nós é moi importante poder facer unha escoita activa dos nosos veciños e veciñas, porque son os que mellor coñecen a realidade da contorna”, recalca la regidora.

La transformación de As Eiras comenzará por la mejora de la accesibilidad de la Iglesia y de su entorno deteriorado. El proyecto integral busca dar prioridad a las personas, mejorando las condiciones de accesibilidad peatonal para reconectar el Miño con la Madalena y creando espacios de calidad y más seguros, con mobiliario urbano que genere pequeñas zonas de estancia y reduciendo la velocidad y cambiando pavimentos.

Además, “atendendo á realidade climática, empregaranse materiais de KM0, especies vexetais autóctonas sen regos e pavimentos permeables e semipermeables que melloren a relación entre o medio e as persoas que o habitan”. Ese respeto por el territorio se extenderá también a los materiales empleados, con formas y colores inspirados en el paisaje y en el propio medio que mejorarán la accesibilidad y se difuminarán entre el patrimonio existente.

Desde el Concello se está llevando a cabo un importante trabajo para captar fondos externos con los que desarrollar estos proyectos que buscan “transformar O Rosal priorizando a sostibilidade, a calidade de vida e a recuperación de espazo público para as persoas, como marcan os valores europeos de cara ao futuro”, explica Fernández Callís.