XOEL GIL

Este sábado el Club Balonmano Porriño tenía importantes citas, entre ellas la del Conservas Orbe Rubensa Bm Porriño. En la última jornada de la liga regular se enfrentaba al Rocasa Gran Canaria, tercer clasificado de la Liga Guerreras Iberdrola, en el Pabellón Municipal. El conjunto de Isma Martínez buscaba sumar una nueva victoria en su pista para poner broche de oro a una gran actuación en Liga y tener a su favor el factor pista para el próximo play-off.

El partido dio inicio con el Rocasa poniendo el balón en marcha. Tan solo pasarían 30 segundos para que el marcador se abriese de la mano de Manuela Pizzo. Las canarias habían entrado con una gran contundencia que no permitió, hasta casi el minuto cuatro que el Conservas Orbe Rubensa sumase su primer tanto de la mano de la pivote Carmen Prelchi (3-1).

El conjunto del Val da Louriña quería entrar en partido y gol tras gol, junto con una gran Estela Carrera bajo palos, puso el empate en el marcador con Casasola como protagonista entrado el minuto ocho (5-5). A partir de ahí, el equipo local y el Rocasa Gran Canaria comenzaron una lucha de máxima igualdad.

Llegó el minuto 20 y el resultado estaba a favor del conjunto canario con un 9-10, pero no tardaría en reaccionar el Conservas Orbe Rubensa con el gol de Buforn que volvería a poner el empate. Tras una buena defensa y una buena subida al contrataque, el equipo dirigido por Ismael Martínez se pondría a uno y poco después Caro Bono pondría el más dos.

En la recta final de este primer tiempo, el Rocasa Gran Canaria volvería a empatar y por tanto, volvería a imponerse la igualdad. Las paradas de Carrera hacían imposible sumar goles a las canarias, pero el Conservas Orbe Rubensa tampoco encontraba ocasiones de lanzamiento.

En el minuto 28:44, Isma Martínez solicitó tiempo muerto. El equipo gallego entró con un juego fluido de pases que finalizó Casasola a falta de 44 segundos para que terminase la primera parte. Ahora sería el turno del técnico canario para pedir un nuevo tiempo muerto e intentar irse con un empate al descanso, pero no tuvo su efecto. El primer tiempo acabó con un 13- 12 a favor del Conservas Orbe Rubensa.

La segunda parte empezó con el equipo local atacando y sumando un nuevo gol de Prelchi para poner de nuevo la diferencia de dos. Sin embargo, el Rocasa Gran Canaria no quería irse y su respuesta fue a través de un lanzamiento exterior de Pizzo.

Pasados los primeros cinco minutos, el Conservas Orbe Rubensa continuaba dos goles por encima (17-15), pero Mbengue desde la línea de los siete metros batiría a Estela Carrera y recortaría distancias. El conjunto porriñés con una buena defensa 6:0 impedía a las jugadoras canarias jugar cómodamente.

El conjunto de Martínez no estaba dándole opción al Rocasa Gran Canaria que se encontraba bloqueado. En el minuto 12:18 y desde la línea de los siete metros, Casasola sumaría un nuevo gol a su cuenta personal y pondría la diferencia de tres que, acto seguido, la recortaría Falcón.

El Conservas Orbe Rubensa estaba haciendo las cosas muy bien en este primer cuarto impidiendo muchos contrataques de las canarias y siendo duras en defensas. Tal intensidad defensiva tenía el equipo porriñés que el Rocasa Gran Canaria tardaría más de cinco minutos en volver a marcar.

A falta de 10 minutos para acabar, las gallegas mantenían el resultado a su favor con un 23-21. A pesar de tener una diferencia de hasta dos goles, el Rocasa Gran Canaria continuó haciendo frente a las locales y Arinegua Pérez en el minuto 27:34 pondría de nuevo el empate.

En este partido, las porteras estaban siendo de vital importancia. En este caso, Lulu Guerra era la encargada de darles dolores de cabeza a las jugadoras del Conservas Orbe Rubensa en la recta final. Minuto 29:15, Juan Moreno, entrenador del Rocasa Gran Canaria, pidió tiempo muerto.

Estela Carrera impediría que el equipo canario se pusiese por encima y ante ello, Martínez no dudó en gastar su último tiempo muerto. Al ritmo de los ánimos de su afición, la jugada planeada se puso en marcha, pero se vio interrumpida por una fuerte defensa rival. Todo se decidiría con una falta directa y la encargada de lanzarla sería Casasola. El partido finalizaría con un 24-24 y con ello, un reparto de puntos.

CRÓNICA: ALBA RODRÍGUEZ PÉREZ