Xoel Gil

Más de un mes de parón en el que los clubes de la Liga Guerreras Iberdrola se han tomado un descanso y en el que muchas de sus jugadoras han disputado el Mundial Femenino 2023. Varias de ellas se encontraban entre las filas del Conservas Orbe Rubensa Bm Porriño y el KH-7 Bm Granollers.

También por compromisos internacionales, el encuentro entre estos dos equipos marcado para el pasado mes de octubre tuvo que posponerse. Por esta razón, este martes el conjunto dirigido por Ismael Martínez tenía que recuperar este partido antes de empezar la segunda vuelta.

La afición porriñesa se citaba en el Pabellón Municipal de O Porriño a las 20:30 horas para disfrutar de un nuevo partido del equipo del pueblo. Nada más comenzar, la canterana Alicia Campo abría el electrónico tras el saque de centro del equipo porriñes.

Un minuto tardó el KH-7 Bm Granollers en anotar su primer gol a través de su lateral, Lea Kofler. Tras los primeros cinco minutos, el Conservas Orbe Rubensa Bm Porriño se imponía en el resultado por dos tantos (3-1). Esta renta se ampliaría con el gol de la capitana, Sarai Samartín, que desde el extremo izquierdo mostraba su calidad en el lanzamiento batiendo a Marta Mera.

El conjunto catalán no acaba de encontrar la solución a los problemas planteados por la defensa 6:0 de las gallegas y a eso se le sumaba las intervenciones de la internacional argentina, Ayelén Rosalez, bajo palos (min. 10, 5-3).

A pesar de ello, el Granollers estaba encontrando una bocanada de aire desde el extremo izquierdo a través de la exjugadora porriñesa, Ariana Portillo. El conjunto de Granollers empezó a hacer rotaciones entre sus jugadoras en busca de un acercamiento en el marcador. Pasado el primer cuarto, el KH-7 Bm Granollers recortaba distancias hasta ponerse a tan solo un gol por debajo.

Sin embargo, el Conservas Orbe Rubensa tenía los deberes hechos y las ideas claras para atacar la defensa catalana, así Casasola volvía a poner la diferencia de tres goles a favor de las locales. Al ver la situación de su equipo, Robert Cuesta solicitó el primer tiempo muerto del partido.

La jugada planeada por el equipo visitante no terminó como se esperaba, porque nuevamente Ayelén se haría grande e impediría sumar un nuevo gol. En la recta final del primer tiempo, bajo los mandos de Bono estaban sabiendo resolver las situaciones para aumentar su renta. Llegó el final de la primera parte y el Conservas Orbe Rubensa Bm Porriño se fue al descanso cinco goles arriba con el último gol de la mano de la zurda local, Carme Castro (min. 30, 14-9).

El segundo tiempo dio inicio con errores por parte de ambos conjuntos. Pasaban los segundos y sería otra canterana la que abriría el marcador, Aitana Santomé. La respuesta por parte del KH-7 Bm Granollers fue rápida a través del gol de la internacional, Ester Somaza.

El juego de las catalanas era un juego individual, donde las jugadoras buscaban superar, en base a su táctica individual, a las defensoras porriñesas. En cambio, el juego del Conservas Orbe Rubensa buscaba ese juego más grupal, donde los cruces entre primeras líneas y los movimientos del pivote en los seis metros abría nuevas oportunidades de gol. Minuto 10 y el equipo local continuaba dominando en el resultado (17-12).

En este segundo tiempo, el KH-7 Bm Granollers estaba siendo capaz de hundir la defensa porriñesa y de tirar de lanzamientos exteriores para no aumentar la renta de los cinco goles. Por su parte, Caro Bono estaba siendo un pilar fundamental en ataque con sus aportaciones en la faceta goleadora.

El encuentro entró en los últimos 15 minutos con el equipo local haciendo vibrar a su gente y dirigiendo el ritmo de partido (21-15). El Conservas Orbe Rubensa se encontraba intratable y el técnico catalán se vio obligado a pedir un nuevo tiempo muerto.

La jugada ensayada por las catalanas terminó en gol con la conexión de Somaza y Polonio. La defensa también había cambiado y las visitantes pasaron a defender con un 5:1 para poder facilitar el robo de balones. A pesar de los ajustes en la plantilla de las catalanas, el Conservas Orbe Rubensa continuaba a su ritmo y siendo conscientes de la importancia de terminar la primera vuelta con un buen resultado.

El Conservas Orbe Rubensa con un gol de Maider Barros ponía la diferencia de 10 goles en el partido, la máxima del encuentro. El KH-7 Bm Granollers estaba totalmente bloqueado y no encontraba la manera de parar el ataque porriñes. Faltaban cinco minutos para el final y el marcador mostraba un 28-19.

El buen trabajo defensivo junto con las paradas de Fátima Ayelén se convirtió en una muralla para las de Granollers que tampoco encontraban soluciones para parar el ataque del conjunto local. De esta forma, llegó el final del partido y con el la primera vuelta en la Liga Guerreras Iberdrola en la que el Conservas Orbe Rubensa sumaba una nueva victoria (30-20).

Crónica: Alba Rodríguez Pérez