Este sábado, el Conservas Orbe Rubensa Bm Porriño jugaba de nuevo en casa, en el Pabellón Municipal de O Porriño. El encuentro correspondía con el Partido Estrella de la jornada 21 y enfrentaría a las gallegas contra el Costa del Sol Málaga.

En el partido de ida, las malagueñas fueron superiores los sesenta minutos ante un Porriño que no se encontró cómodo en ningún momento. Sin embargo, en esta segunda vuelta las gallegas buscaban la revancha.

El Conservas Orbe Rubensa fue el encargado de iniciar el partido comandadas por Mica Casasola. Las porriñesas, ya desde un comienzo les costaba atacar la defensa malagueña. No encontraría oportunidad de lanzamiento hasta que Aitana Santomé conseguiría que pitasen el primer penalti a favor de su equipo, pero que no lograría transformar Haridian Rodríguez.

Tras un error en ataque de las malagueñas, Thais Fermo abriría el marcador. En cuanto a la faceta defensiva de las porriñesas, presentaban un 6:0 muy pegado a la línea de seis metros para impedir el ataque cómodo de las de Málaga. En los primeros cinco minutos, el marcador estaba a favor de las visitantes 2-3. El equipo de Ismael Martínez estaba empezando a coger una mala racha de errores, que les estaba pasando factura.

En el minuto 10:17, Ismael Martínez pidió el primer tiempo muerto, tras el gol de contraataque de Sole López que puso a su equipo a cuatro goles de diferencia (4-8). Sin embargo, el Conservas Orbe Rubensa continuaba presentando problemas en ataque y sumando errores tanto en pases como en fallos más técnicos.

Llegado el minuto quince del primer tiempo, el Conservas Orbe Rubensa había conseguido recortar distancias (6-9).  El equipo local estaba consiguiendo más dinamismo a la hora de atacar. Por su parte, el juego del Costa del Sol Málaga se basaba en encontrar espacios en las zonas exteriores de la defensa porriñesa para entrar en penetración. Al ver que la defensa local no se ordenaba, Ismael Martínez volvió a pedir tiempo muerto.

A falta de cinco minutos para terminar la primera parte, el marcador estaba a favor del equipo visitante (7-12). El juego de las extremos malagueñas estaba siendo imparable tanto para la parte defensiva como de cara a portería.

Llegó el final del primer tiempo y el Costa del Sol Málaga supo mantener las riendas en la mayor parte del tiempo, llevándose la primera parte (8-15). El Conservas Orbe Rubensa tuvo un buen comienzo, pero la roja directa a Aitana Santomé en el minuto cinco desconcentró al conjunto gallego.

El inicio de la segunda parte mostró a las malagueñas igual de conectadas que en la primera. Por su parte, el Conservas Orbe Rubensa necesitaba subir su intensidad en ataque y tener mucho más acierto de cara a portería.

Pasados los diez primeros minutos del segundo tiempo, el marcador estaba con un 10-18 a favor de las de Suso Gallardo. Estaba siendo superior y estaba llevando el control del partido la mayor parte de los minutos.

Las imprecisiones estaban lastrando al equipo gallego y estaban siendo aprovechadas por las visitantes. Así en el minuto quince, el parcial estaba a favor de las malagueñas (1-3). El Conservas Orbe Rubensa tenía que reducir sus errores para poder empezar a recortar distancias.

A falta de diez minutos, el Conservas Orbe Rubensa pareció que despertaba y la intensidad en ambos equipos estaba patente. El tiempo corría y en los últimos cinco minutos, Estela Carrera se hacía grande en portería, pero la mala selección de los lanzamientos de las porriñesas les estaba pasando factura. Finalmente, el Costa del Sol Málaga se llevó los dos puntos para casa con un resultado de 21-27.