Alrededor de 250 caballos salvajes y unos 60 potros fueron reunidos por los ganaderos en el primer curro de la temporada en Galicia, que se celebró en el monte de A Valga (Oia).

La fiesta duró todo el día, con la presencia de cientos de personas, sobre todo de O Val Miñor y O Baixo Miño, que no se perdieron detalle y permanecieron en las inmediaciones del recinto hasta las últimas horas de la tarde.

Este primer curro de la temporada estaba previsto que se celebrase el pasado día 8 de mayo, pero el mal tiempo lo impidió, sin embargo, hoy sucedió todo lo contrario, por lo que los ganaderos pudieron trabajar a sus anchas. Comenzaron su labor a las nueve de la mañana reuniendo a los caballos que se crían al aire libre en los montes comunales.

El esperado momento de a rapa das bestas tuvo lugar a partir de las cinco de la tarde, con la mayor presencia de público. A rapa das besta consiste en coger a los jacos con un lazo para posteriormente cortarle las crines, marcalos y desparasitarlos.

Muchos también aprovecharon esta cita para comerciar con los animales, cuya carne es muy apreciada. El pasado 23 de agosto se celebró en Torroña la Festa do Potro, parroquia donde tendrá lugar el siguiente curro de la temporada al que le seguirá el de Mougás.

« 1 de 45 »