ALFREDO

Se acerca el último domingo de octubre y con él, el cambio de hora. La madrugada del 31 tendremos que retrasar el reloj una hora, es decir, que a las tres, tendremos que poner las agujas del reloj en las dos. Así pues, a partir de ese día amanecerá y anochecerá una hora más temprano.

De este modo se recuperará un año más el horario de invierno, de acuerdo con la Directiva Europea del Cambio de Hora que se aplica en todos los Estados de la UE que es de obligado cumplimiento con el objetivo de lograr un ahorro energético.

El cambio de hora se efectúa siempre el último domingo del mes de octubre en el caso del horario de invierno, cuando el reloj se retrasa una hora, y el último domingo del mes de marzo, cuando se adelanta una hora el reloj y comienza el horario de verano.