En la reunión mantenida a petición del alcalde de A Guarda, Antonio Lomba, con la presidenta de puertos de Galicia, Susana Lenguas, a la que también acudió el presidente de la cámara de Caminha, Miguel Alves, la responsable de las instalaciones de atraque del ferry trasladó a los mandatarios municipales la grave situación actual del embarcadero y la complejidad de la reparación que hay que acometer.

La preocupación de los responsables de los Concellos de A Guarda y de Caminha por la comunicación entre las dos villas y la ausencia de noticias en relación a la reparación de la avería en el muelle, fueron el motivo de concertar una reunión entre los alcaldes y Portos de Galicia.

Las inquietudes de los alcaldes fueron compartidas por la presidenta de Portos de Galicia que confirmó que, después de la valoración del estado actual del muelle, se está elaborando un estudio técnico que servirá de base para la redacción del proyecto de rehabilitación. Susana Lenguas fue cautelosa en cuanto al importe y plazos para ejecutar la reparación. En cualquiera caso, avanzó que la obra podría rondar los 300.000 € y en cuanto a la ejecución habría que pensar en 2023.

Hay que tener en cuenta que esta situación de falta de comunicación entre las dos villas del estuario del Miño ya no es de ahora. Primero fue el cierre de fronteras con motivo de la pandemia del COVID-19 y desde el verano de 2021 viene motivada por la avería del muelle.

La falta comunicación entre A Guarda y Camina resulta muy perjudicial para el mantenimiento de las relaciones sociales y económicas entre las dos villas raianas: para el vecindario de las dos localidades, para el transito de turistas y visitantes y para el paso de los peregrinos que siguen el Camino Portugués de la Costa. Por este motivo, Antonio Lomba, con el apoyo de los alcaldes y alcaldesas de este Camino y el sector privado vinculado a la ruta xacobea, venía demandando de la Xunta de Galicia un transporte alternativo al ferry mientras este no funcionaba. Un transporte alternativo, centrado principalmente en resolver los problemas de los peregrinos, que empezó a funcionar la pasada Semana Santa y está permitiendo que se recupere la continuidad del camino a Santiago.

A demanda da veciñanza e a que se produce en tempada alta polos turistas e visitantes non pode ser cuberta polas embarcacións habilitadas na actualidade debido ao súa reducida capacidade e a imposibilidade de transportar vehículos”, declaraba Antonio Lomba y matizaba que “é necesario recuperar o peirao do ferri, ben sexa para este barco ou para outro que poida necesitalo a curto prazo”.

Otro tema que Antonio Lomba abordó en la reunión con Portos de Galicia, fue la resolución del contrato de cesión de la Estación Marítima de A Pasaxe al Concello de A Guarda. El contrato entre Portos y el Concello tenía vigencia hasta el año 2029 pero la entidad dependiente de la Xunta de Galicia, alegando cambios normativos, notificó al Consistorio la extinción del mismo.

Las consecuencias inmediatas de la resolución del contrato son la anulación del procedimiento de licitación que se estaba produciendo para la explotación de la cafetería de la Estación Marítima, y, por otra parte, que Portos se vuelve a hacer cargo del inmueble. En este sentido, el alcalde le trasladó a Susana Lenguas la petición de que pusieran en marcha alguna actividad en el edificio como el Concello había previsto hacer a través de la licitación. “Sería unha pena agora que estaba a punto de adxudicarse a unha empresa local para que empezara a explotala, que Portos decidira quedarse de novo coa Estación para non facer nada nela”, declaraba el alcalde.

Desde el Concello de A Guarda confían en que el próximo verano, toda vez que estamos en año xacobeo y que se espera una gran afluencia de peregrinos y visitantes, Portos de Galicia ponga en funcionamiento las instalaciones de la Estación Marítima de A Pasaxe.