Fachada realizada en granito

La huella de carbono del granito es la más baja de entre los posibles productos para pavimentos y fachadas. Las últimas Declaraciones Ambientales de Producto (DAP) del sector de la piedra natural obtenidas por el Clúster del Granito constatan una significativa mejora en el desempeño ambiental de sus productos en los últimos 10 años, certificando una reducción del 81% del impacto de la huella de carbono. Si se comparan con otras DAP de productos competidores, la huella de carbono del granito es, al menos, 4 veces menor. Además, los granitos cuentan con ecoetiquetas que evidencian un reducido impacto ambiental desde la cantera hasta el producto final.

En palabras del arquitecto gallego Mauro Lomba, que ha trabajado con piedra natural en numerosas obras, “vivimos en un mundo donde la sostenibilidad es clave en cualquier actividad económica o social. Y la arquitectura y la decoración también están condicionadas por esta tendencia tan dominante. En este contexto, el granito es altamente sostenible y totalmente reciclable. Baste señalar el dato de que el granito presenta una huella de carbono, al menos, cuatro veces inferior a otros productos con los que compite y cuenta con un proceso de producción muy seguro ambientalmente”.

“La piedra tiene múltiples cualidades a destacar, entre ellas una gran resistencia a la compresión y gran inercia térmica que le permiten, con el diseño correcto, tanto sola como en combinación con otros materiales, dar una respuesta sostenible desde una arquitectura con planteamientos bio-climáticos. Además, su mantenimiento es muy bajo y es un material que se puede encuadrar en la bio-construcción, es un material de proximidad que se encuentra en la naturaleza, no necesita transformación”, apunta Mauro Lomba.

Es por ello que el Cluster del Granito pondrá en marcha una campaña informativa bajo el lema “Granito, construyendo un futuro sostenible” dirigida a prescriptores que tiene por objetivo poner en valor las cualidades de este material natural y del que Galicia es líder tanto en extracción como en transformación. José Ángel Lorenzo, secretario general del Cluster del Granito, señala que “el sector del granito de Galicia es uno de los más importantes de la piedra natural a nivel mundial, este tipo de acciones nos ayudan a poner en valor un material que se extrae y se transforma en la Comunidad Autónoma con los máximos estándares de calidad”.

Granito sostenible

“El granito es un material natural y sostenible integrado en la economía circular. Es totalmente reciclable. La piedra es casi el único material de construcción que se coloca tal y como sale de la naturaleza, sin cambios químicos, de estructura o composición. Estas características promueven también su carácter sostenible”, apunta Lomba.

El proceso de fabricación de la piedra requiere consumos energéticos claramente más reducidos que muchos otros materiales. El hecho de que la piedra sea un producto natural supone una mayor facilidad de extracción y unos procesos de elaboración mucho más sencillos y ecológicos que sus competidores. Desde el punto de vista de la sostenibilidad, el granito se caracteriza también por la posibilidad de reutilización o reciclaje y una fácil eliminación al ser un residuo inerte.

El empleo de granito en la construcción facilita la consecución de sellos de edificación sostenibles, lo que demuestra la contribución de este tipo de materiales para la consecución de certificaciones LEED y BREEAM, herramientas de gran utilidad para promotores, rehabilitadores, constructores, arquitectos, etc.  Gracias a estos sistemas de certificación, se consigue aportar un valor añadido al propio valor del inmueble y a la calidad de vida de los ocupantes.

Los usos constructivos de la piedra natural presentan un ciclo de vida excelente debido, entre otras cuestiones, a las mejoras tecnológicas y de innovación lo que implica la utilización de menos energía. Los costes de consumo de energía en su procesado son solamente un 3,3% del valor de la producción.

Una fachada de piedra natural es más eficiente energéticamente que otra realizada con materiales artificiales. Si hablamos de revestimiento duro para suelos, tiene más sentido utilizar piedra natural que cualquier otro material. “Un ejemplo donde el estudio de Declaración Ambiental de Producto sirvió de ayuda a los arquitectos para elegir piedra natural es la Opera Tower de Frankfurt (Alemania). La primera elección fue una mezcla de vidrio y cerámica, pero la aplicación de la declaración ambiental de producto a este proyecto proporcionó una visión más clara, ya que se llegó a la conclusión de que, en un ciclo de vida de 50 años, el ahorro era de 16.251,12 euros con una fachada de piedra natural”, señala José Ángel Lorenzo. 

Clúster del Granito

El Cluster del Granito aglutina a toda la cadena de valor del granito gallego desde el año 2010 en la que trabajan 4.500 personas entre empleos directos e indirectos. Galicia se posiciona como la segunda industria de granito en Europa y la quinta a nivel mundial, por detrás de China, India, Brasil e Italia. El 75% del granito elaborado, exportado desde nuestro país, se produce en Galicia. Las más de 300 empresas vinculadas al sector poseen una facturación conjunta que alcanza los 500 millones de euros. Los principales mercados cliente del granito son Estados Unidos, Marruecos, Alemania, Francia, Turquía, México, Reino Unido o Polonia. El sector cuenta además con un centro tecnológico puntero y con profesionales que han sabido innovar y modernizar la industria para agregar cada vez más valor a estos recursos naturales tan apreciados a nivel global.