Sportcoeco

El Mecalia Atlético Guardés termina el último partido del año en casa con victoria (22-20).  La primera parte empezó con un gran ritmo de juego y un Replasa Beti-Onak muy acertado en ataque. Tanto es así, que en una de sus primeras posesiones, Isabel Fernández-Augusti abrió el marcador y adelantó al conjunto navarro.

Desde el inicio, la igualdad marcó el partido, pero la efectividad visitante en los primeros compases le permitió tomar la delantera durante buena parte de la primera mitad. De hecho, en el minuto 8, el Replasa lograba una ventaja de tres goles (3-6). No obstante, esa ventaja supuso un punto de inflexión para las jugadoras de Crisitina Cabeza, que empezaron, poco a poco, a cambiar el partido a su favor.

El conjunto miñoto no estaba muy acertado en ataque, con errores en los lanzamientos y algún fallo no forzado, pero con el paso del tiempo fue imponiéndose en defensa. Durante buena parte del primer tiempo la dinámica era la misma, el Beti-Onak uno o dos goles arriba.

Llegado el minuto 25, Ania Ramos logró el empate a 11 y, aprovechando la exclusión de la visitante María Grasielly, el Guardés se puso por delante gracias a un tanto de Pauli Fernández. Precisamente, la jugadora paraguaya pudo poner dos arriba a las suyas antes de terminar el primer acto, pero su lanzamiento fue detenido por Patricia Encinas. El partido se fue 13-12 al descanso, favorable a las de O Baixo Miño.

En la segunda mitad, el conjunto navarro no se desconectó y se mantuvo en el partido hasta el final. Las defensas de ambos equipos estuvieron muy acertadas y la igualdad se mantuvo hasta el final.

En el minuto 53, la entrenadora local, Cristina Cabeza pidió tiempo muerto ganando de tres para tratar de decidir el encuentro a su favor. Justo después, una gran Cecilia Cacheda anotaría el 20-16, pero a partir de ahí toda la calma que necesitaba el Guardés se rompió. El partido cambió drásticamente, con dos exclusiones para el conjunto visitante (a Kelly Nnonzie y Almudena Gutiérrez, que saldría expulsada por acumulación de exclusiones), pero paradójicamente fue el Beti-Onak el que logró anotar dos goles consecutivos y reducir la renta en el marcador a tan solo dos goles, a falta de cuatro minutos.

El Mecalia anotó dos tantos consecutivos que parecían darle el partido, sin embargo, después de un tiempo muerto solicitado por el entrenador visitante, Miguel Echeverria, el Beti-Onak conseguiría también anotar dos goles.

A falta de un minuto y medio para el final, el Guardés se imponía en el electrónico 22-20, y una muy buena defensa pondría punto final a los intentos de remontada del equipo navarro. El marcador no se movió y el Mecalia logró una gran victoria 22-20.

El Mecalia Atlético Guardés volverá a jugar el próximo viernes día 29, a las 19:00 horas, contra el Motive.Co Gijón BM La Calzada en el Pabellón de la Arena. Será el encuentro correspondiente a la jornada 13.

Crónica: Laura Amoeiro