© Coeco.creative

El Mecalia Atlético Guardés ha dado este sábado un paso de gigante hacia los cuartos de final de la Challenge Cup tras ganar al ACME-Zalgiris Kaunas por 30-23 (14-13, al descanso).

Aún así, la renta de siete goles final no refleja la igualdad que por momentos hubo entre los dos conjuntos (17-17, 19-19) hasta que las de Prades dieron un arreón, espantaron sus fantasmas y al segundo intento firmaron un parcial 4-0 que ya resultó insalvable (23-19) para las lituanas. La defensa 5.1 del principio, las actuaciones de Carratú primero y Ezbida después y la mayor soltura en lanzamiento cimentaron la ilusionante victoria. Mañana, A Sangriña sentenciará.

El partido arrancó con el Guardés como un tiro. La defensa 5.1 con África Sempere en el avanzado se mostraba muy intensa y activa y cortaba la conexión primera línea-pivote del Zalgiris con éxito. Además, cuando las lituanas encontraban hueco con facilidad aparecía Carratú, quien en los prime- ros minutos sumó media decena de paradas. Poco a poco, con Santiago y Sempere como guías en tareas ofensivas y Campos dirigiendo el Guardés firmó su máxima renta (5-1). El técnico del Zalgiris Kaunas, Antanas Skarbalius, pidió tiempo muerto para cortar la sangría (Min. 7:29), y aunque el Guardés fue capaz de manejar durante unos quince minutos su renta de 3-4 goles, los cambios en el sistema defensivo -del 5.1 se pasó al 6.0- y el fantasma de los errores de lanzamiento volvió a aparecer para meter a las lituanas en el partido.

A Prades ya no le estaba gustando lo que estaba pasando en la pista en el minuto 21:36 con el 11-8. Pidió tiempo muerto, llamó al orden y dio indicaciones a las que contaban con sus primeros minutos: Mazza, Lima, Bravo… La argentina Mazza anotó el 12-8 y a continuación llegó el primer arreón visitante: 0-3 y del 12-8 al 12-11. Aún volvió a marcar Mazza, pero apoyadas en un criterio arbitral bastante cuestionado -pasos, 7m…- las de Antanas Skarbalius firmaron otro parcial de 0-2 para empatar el partido. Un gol de Mazza cerró la primera parte con una ventaja mínima (14-13).

Para comenzar el segundo tiempo Prades apostó por dar relevo en portería. Carratú, incapaz de atajar los últimos lanzamientos lituanos, vio cómo Meriem Ezbida entraba en pista para realizar duran- te la segunda parte muchas paradas de mérito.

Aún hubo un 14-14, un 17-17, un 19-19 condicionado por la falta de consistencia en el equipo local. Nunca fueron capaces las lituanas de ponerse por delante en el marcador a pesar de los esfuerzos en portería de la veterana Olesia Semenchenko y la artillera Audinga Kniubaite (9 goles). Veinte minutos para el final y por fin el Guardés se fortaleció. Lima, Bravo, intento fallido de Sempere, Bravo, parada de Meriem y Buforn recuperaba un balón para colocar de nuevo la renta de 4 en el minuto 46:48.

Las lituanas, más jóvenes, pero con más altura y contundencia que las locales por momentos, aún apretaron hasta el 23-21. Gómez sacó petróleo en la línea de 6 metros, Buforn forzó una falta en ataque… y a pesar de la exclusión a Sempere -muy protestada por Prades, quien vio la amarilla- el Guardés siguió a lo suyo viendo cómo el Zalgiris se desesperaba, fallaba y Ezbida paraba para dar alas hasta el 30-23 final.

CRÓNICA: NURIA LAGO