El Mecalia Atlético Guardés obtuvo una brillante victoria en la localidad austriaca de Maria Enzersdorf, donde derrotó al Hypo Niederösterreich por 21-28 para encarrilar el pase en la Q2 de la EHF European League. Un trabajo coral del equipo, con un excelso nivel defensivo, coronado con la brillantez de Paula Arcos, tumbó a la escuadra centroeuropea. La resolución, el próximo domingo a las 19:00 en A Sangriña.

El conjunto visitante empezó el partido con dudas. Y con nervios. La defensa abierta local fue una sorpresa. Pero más allá de eso, las pupilas de Prades necesitaron de unos minutos de adaptación. El peaje a pagar fue un 3-0 de salida por parte del Hypo. La reacción no se hizo esperar. Y llegó como le gusta al técnico alicantino: a base de defensa. Un 5:1 muy profunfo y presionante, con Lorena Pérez en el avanzado, y un extraordinario trabajo colectivo anularon el rocoso ataque austriaco. Las jugadoras centroeuropeas exhibían potencia y envergadura, pero cierta lentitud. Así, cayeron varias veces en faltas en ataque que permitieron al conjunto miñoto equilibrar el partido rápidamente e incluso ponerse por delante con una máxima ventaja de tres tantos (6-9).

La intensidad era alta y en algún momento se iba a notar el corto fondo de armario -sin Descalzo, Anselmo y Nunes, el Guardés viajó con 13 jugadoras-. Además, el técnico local apostó por atacar sin portera, con doble pivote. Eso permitió al Hypo recortar distancias. Pero pese a atascarse durante más de cinco minutos sin marcar, la escuadra guardesa mantuvo el tipo para irse al descanso por delante (10-11).

Todavía quedaba media hora. Y era de esperar la reacción austriaca. Pero la fórmula estaba funcionando y Prades insistió en ella. Velocidad e inteligencia para contrarrestar la envergadura y el poderío centroeuropeo tanto en ataque como en defensa. Y resistencia. Muchas jugadoras del cuadro guardés acumularon minutos. Pero no se notó. Paula Arcos, excelsa, rindió a un nivel altísimo en el avanzado del 5:1 y lideró los ataques visitantes para rematar el partido con nueve goles. Junto a ella, la muñeca privilegiada de Daniela Moreno, que aportó 7.

Pero más allá de la brillantez individual, el triunfo se construyó en la constancia colectiva. Los ataques dinámicos, llenos de cruces y de cambios de dirección, apabullaron el 6:0 local. Y atrás, el Guardés seguía provocando faltas en ataque con intuición y velocidad de piernas. Así, con el paso de los minutos, no solo se mantuvo la diferencia, sino que se aumentó. Y en los 10 finales, el Hypo bajó los brazos, el Mecalia siguió percutiendo y la ventaja ascendió hasta los siete tantos (21-27), que encarrilan la eliminatoria para la vuelta del próximo domingo en A Sangriña a las 19:00.