Con la máxima crueldad. Así perdió ayer el Mecalia Atlético Guardés en la pista del Unicaja Banco Gijón, que con un tanto de Palomo sobre la bocina dejó los dos puntos en la ciudad asturiana. Un golpe durísimo. Como los que apartaron del partido en la primera parte a Sandra Santiago y a Paula Arcos. La portuguesa volvió en la segunda para ayudar al equipo con cinco goles. También la internacional petrerí, que debido a sus limitaciones solo pudo colaborar en defensa.

Todo se gestó en un minuto final de infarto, al que se entró con 21-21. Cecilia Cacheda, de vuelta tras una grave lesión, se inventó una acción fantástica tras una más que posible falta en ataque no pitada sobre Descalzo que puso por delante a Gijón. Prades solicitó tiempo muerto y el Guardés salió a atacar con siete. A portería vacía. Quedaban 25 segundos. Patrícia Lima encontró el espacio y empató con un lanzamiento picado. Pero todavía restaban 5 segundos y la portera Raquel Álvarez sacó con rapidez y desde el centro del campo María Palomo lanzó y marcó a portería vacía. Un final cruel.

Lo fue porque el equipo miñoto fue capaz de sobreponerse a todos los escollos surgidos en una gran segunda mitad, llena de fe y convicción. Tras llegar a ir tres abajo y con bola de Gijón para ponerse a cuatro, logró igualar e incluso ponerse por delante. Miriam Sempere ayudó al equipo en la portería y delante, la conexión portuguesa entre Lima y Santiago obró la remontada. Incluso tuvo un balón el Guardés para coger dos goles de ventaja tras una exclusión de Aida Palicio. Pero Pessoa se topó con una inconmensurable Raquel Álvarez en un doble lanzamiento.

Fueron demasiados minutos sin Paula Arcos, que hizo de tripas corazón para volver a la pista en el tramo final a echar una mano en defensa. Sus limitaciones le impidieron atacar. Y el equipo gijonés se aprovechó de la mano de su fantástica portera, las píldoras de calidad de Cacheda y los seis tantos de Zarco.

Y es que el equipo de A Guarda empezó a toparse pronto con Raquel Álvarez. La guardameta asturiana acabó la primera mitad con ocho paradas -13 en total-, que amargaron a las pupilas de José Ignacio Prades. Pero la preocupación principal fueron dos fuertes golpes de la agresiva defensa local sobre Paula Arcos y Sandra Santiago, que sacaron a ambas del partido. Así, el equipo asturiano adquirió dos goles de ventaja (4-2).

Pero el Mecalia reaccionó. Su gen competitivo puede contra todos los obstáculos y desde la producción de Marisol Carratú en la portería, la escuadra miñota estableció un parcial de 1-5, que le ponía por delante. Especialmente eléctrica estuvo María Sancha. En la víspera de su cumpleaños, la jugadora palentina dejó un espectacular repertorio de fintas con las que desbordó a la defensa local, aunque no siempre a Raquel Álvarez en la portería.

Desde la espectacular actuación de su guardameta, Gijón volvió a ponerse por delante. La presencia de la lalinense Cecilia Cacheda en la pista, recién recuperada de una larga lesión de rodilla, le dio más variedad a su ataque. Y colmillo. La exjugadora del Porriño anotó el duodécimo gol de su equipo al filo del descanso para que la escuadra asturiana se fuese al vestuario dos goles por delante (12-10). Después llegó el segundo tiempo y el fatídico último minuto, que derivó en la segunda derrota liguera del Guardés.