El Concello de Baiona informa de que el incendio declarado en la madrugada del viernes en la parroquia de Baredo quedó estabilizado a las 17:00 horas de ayer. Según las últimas estimaciones, afectó una superficie de 47 hectáreas. En su control trabajaron 1 técnico, 4 agentes, 13 brigadas, 10 motobombas y 1 pala.

La Xunta de Galicia envió motobombas y un tráiler cisterna. Por su parte, el Concello de Baiona puso a disposición de los efectivos un camión cisterna y una pala que estuvo realizando trabajos de cortafuegos. Además, se ejecutaron desbroces y podas para interrumpir la continuidad del fuego en aquellos lugares especialmente adecuados. El GES del Val Miñor desplazó efectivos a la zona y su camión.

En la madrugada del viernes fueron desalojadas 8 viviendas, y los residentes ya regresaron a sus casas. Por fortuna, no hubo que lamentar daños personales.

El alcalde de Baiona, Carlos Gómez Prado, informa a primera hora de este sábado que el incendio declarado este viernes «sigue a raya» y precisó que la intensidad del viento descendió, así como las temperaturas, con lo que también disminuyó el riesgo de que se reavive el fuego.

Aun así, se mantuvieron durante toda la noche de ayer retenes constantes de bomberos y de personal de la Guardia Civil, ya que la superficie quemada en el incendio es amplia y puede ser necesario continuar con labores de final. «Debemos estar en alerta máxima», explica el regidor.