ALFREDO // Pepe Pérez, gerente de Los Abetos y Tino Alborés, criador del buey

El restaurante Los Abetos de Nigrán, referente en carnes a la brasa en toda la provincia, ha adquirido en exclusividad a la carnicería Talho dos Galegos de Valença, el chuletero, las picañas y el rabo de un buey de 1.800 kilos criado en Parada.

“El chuletero estará macerando como mínimo 90 días y las picañas unos 35 en una cámara especial con la temperatura controlada. A principios de febrero ya podremos degustar el chuletón de este espectacular ejemplar”, afirma Pepe Pérez, gerente del restaurante.

Cada pieza de este manjar de la naturaleza puede llegar a pesar cerca de los dos kilos. “Es un chuletón exquisito, blando, de calidad premium, se sirve a la brasa y al gusto del cliente. Llevamos trabajando 41 años y siempre tenemos productos de primera calidad”, explica el veterano restaurador, quien puede presumir de recibir importantes premios como el Tenedor de Oro.

El buey, a quien su criador no le ha puesto nombre para no cogerle cariño, pesa 1.800 kilos y fue criado en Parada, Nigrán, por Tino Alborés. «El animal tiene ocho años y está castrado. Fue alimentado a base de maíz, cebada, hierba seca, patatas y lo sacaba muchas veces de la cuadra a pastar por el campo», explica el ganadero.

A partir del martes cinco de diciembre, la carnicería Talho dos Galegos en Valença, regentada por el tudense, Ricardo González Moreira, pondrá a la venta el resto del buey de Parada a partir de 8,90 euros el kilo.

Encargos al número de teléfono: (00351) 251 826 518.