El Concello do Rosal lleva ya cuatro años desarrollando una estrategia transversal y decidida de transformación verde en la que apuesta por la sostenibilidad ambiental en todas las áreas de acción y competencia municipal. Un modelo con el que el Gobierno municipal busca ser “un concello do rural galego exemplo do avance sostible, respectuoso e responsable coa nosa realidade e o noso medio ambiente” que llevó a una clara apuesta por la autosuficiencia energética y que la alcaldesa, Ánxela Fernández Callís, presentó ante un panel de personas expertas.

La regidora participó como conferenciante en las jornadas ‘Comunidades enerxéticas na xestión pública’, organizadas por la Universidad de Santiago de Compostela, a la que fue invitada cómo ponente por la Universidad de Santiago por convertirse O Rosal en poco tiempo en un referente de avance en la estrategia de sostenibilidad ambiental desde el campo local, respaldado por la captación de fondos NextGenerationEU.

La alcaldesa compartió mesa con el profesor del Departamento de Ciencias Políticas de la USC Miguel Anxo Bastos; con el técnico de la Diputación de Pontevedra José Antonio Piñeiro; con el ex director de Gas Natural Fenosa y presidente del Noreste Club Empresarial Carlos López; con el investigador de la Universidad Politécnica de Madrid, Luis Miguel Carrasco y con el director general de Planificación Energética y Recursos Naturales de la Xunta, Pablo Fernández.

Durante el encuentro, la alcaldesa explicó ante un aforo repleto de expertos la experiencia de O Rosal y los proyectos de autosuficiencia energética ya en marcha. “Comezamos a construír O Rosal das persoas, no que traballamos para recuperar o espazo público para a veciñanza e de espazos de encontro e lecer integrados na natureza, potenciando o seu valor paisaxístico e apostando pola sostibilidade, así como o reto de transformación do alumeado público e a reforma progresiva en termo de eficiencia enerxética dos edificios municipais camiñando cara a enerxías limpas”, aseguró Fernández Callís para poner en contexto la realidad rosaleira.

Una transformación que llevaba de la mano un cambio de modelo energético y la puesta en marcha de proyectos “para reducir todas as nosas emisións nun camiño de transformación acelerada cara á eficiencia e a sostibilidade ambiental a nivel municipal, pero tamén social e veciñal”. La creación de Comunidades Energéticas va camino de ser una realidad tras conseguir fondos para la creación de una Oficina de Transformación Comunitaria (OTC) a través de una subvención del Ministerio de Transición Ecológica que solo obtuvieron 5 ayuntamientos gallegos, así como la captación de financiación para la creación de una comunidad energética y la participación en el proyecto europeo Life EC4Rural con la Universidad de Vigo.

“O Rosal é pola súa idiosincrasia un lugar particularmente idóneo para a implantación de comunidades enerxéticas, xa que é un concello no que a colaboración e a implicación do tecido asociativo e social é clave”, recordó. La alcaldesa recalcó que las comunidades energéticas son estructuras que pueden nuclear iniciativas para el asentamiento poblacional en los ayuntamientos de reto demográfico, ya que presentan “unha oportunidade de desenvolvemento e crecemento nun territorio baseado nun modelo de aforro, autonomía e con valores medioambientais tales que permiten que outras iniciativas elixan o noso concello para emprender proxectos de vida e de negocio”.

Como destacó Fernández Callís, “unha das claves do éxito das comunidades enerxéticas locais é precisamente a cultura da colectivización dos recursos que existe nun lugar como O Rosal a través de todo o tecido social, como comunidades de montes, traídas de auga veciñais, asociacións culturais, deportivas…, para ser consumidores e prosumidores de enerxía. E o mesmo que pasa con outros bens de primeira necesidade como a experiencia da auga coas traídas veciñais”.