ALFREDO

Tras el devastador incendio declarado en la madrugada del pasado viernes en Val de Martín y que arrasó una superficie de en torno a 40 hectáreas en las parroquias de Baredo y Baíña, la Comunidad de Montes en Mano Común de Baredo ha creado turnos de vigilancia las 24 horas del día para prevenir incendios.

Durante el día estará vigilado por cuatro directivos de la Comunidad de Montes, dos comuneros voluntarios y un directivo de la traída de aguas. Durante las horas nocturnas, será una persona contratada por la propia Comunidad de Montes la que estará al acecho de posibles incendiarios. El servicio de vigilancia comenzará este martes y estará operativo hasta el mes de septiembre.

La Comunidad de Montes quiere agradecer la labor de los vecinos de Baredo y de Baíña en la extinción del incendio del pasado viernes, así como al personal de la Xunta, al GES de O Val Miñor y a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.