El Pabellón de A Sangriña, una de las dotaciones deportivas más importantes de la provincia, está siendo objeto de una ambiciosa reforma y ampliación con la que la Diputación de Pontevedra remarca su compromiso con el deporte. Las obras cuentan con un presupuesto de 1.870.667 euros, de los que la institución provincial aporta 609.672 euros a través del Plan ReacPon. El alcance de la obra fue remarcado hoy por el diputado provincial Carlos Font durante la visita que realizó acompañado del alcalde de A Guarda, Antonio Lomba.

Las obras, que estarán finalizadas hacia finales de este año o comienzos del próximo, darán un giro de 180 grados al pabellón que crecerá tanto a lo largo -con el añadido de una nueva bancada en la parte posterior- como a lo ancho -con la ejecución de una zona de circulación en la parte superior, que permitirá un acceso más cómodo y controlado. Al mismo tiempo, se modernizará con la reforma interior de sus instalaciones en las que albergará seis vestuarios -un accesible, uno para árbitros/as y otros cuatro generales-, una zona para espectadores en silla de ruedas, un área de prensa, un espacio de enfermería y de control antidopaje y una cantina. Además, las actuaciones permitirán aumentar el aforo del pabellón en un 48%, lo que supondrá la posibilidad de reunir en él hasta 700 personas sentadas.

Los fondos provinciales también servirán para acometer mejoras en el revestimiento exterior del pabellón al hacer que A Sangriña cuente con una nueva cubierta y fachada. Esta última contará con dos alturas y permitirá la entrada controlada de luz y en la zona principal se diseñará un volumen de hormigón que acogerá un nuevo acceso, la cantina y la zona de vestuarios y aseos accesibles. Con todo ello, se moderniza una instalación que data de los años 80 y que, a pesar de que fue objeto de algunas reformas, no cumplía con los requisitos de una instalación que registra una importante actividad social y deportiva.

El proyecto que financia la Diputación a través del plan ReacPon contempla también la regeneración de los espacios urbanos del entorno, con aceras con bandas de piedra y bordes sin diferencia de nivel. De este modo, se pondrá en valor el entorno del pabellón, una instalación referente para los deportistas de este Concello ya que en él juegan y entrenan los diferentes equipos del Atlético Guardés y también es empleado por alumnado del CEIP de A Sangriña.