El lugar donde más próximas están las orillas del Miño en su último tramo, donde se miran Espacio Fortaleza de Goián y del Parque do Casteliño, se va a convertir en un sólo parque sin mirar fronteras: el Parque da Amizade Tomiño-Cerveira. Una ‘euro-área’ de 25,6 hectáreas unida por un nuevo puente peatonal y ciclista que permitirá un espacio común público, urbano y de ocio que se constituirá en el único parque transfronterizo de la Eurorregión y de los mayores de toda la Europa.

El proyecto fue presentado hoy oficialmente en un acto presidido por la presidenta de la Diputación Carmela Silva y el diputado de Cooperación Transfronteriza Uxío Benítez y los anfitriones, la alcaldesa de Tomiño Sandra González y el presidente de la Cámara de Cerveira Fernando Nogueira. Asistieron autoridades de los gobiernos centrales como la ministra de Coesão Ana Abrunhosa y la secretaria de estado de Valorización de Interior de Portugal Isabel Ferreira, y la subdelegada del Gobierno Maika Larriba; y autoridades autonómicas como el presidente de la CCDR- N Antonio Cunha y el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, mostrando su apoyo a la iniciativa. También hubo representantes de la Comandancia de Marina, de la Capitanía de Oporto de Caminha, del CIM Alto Minho, autoridades autonómicas y regionales, así como las personas integrantes del jurado del concurso de ideas del puente peatonal, y de entidades sociales y económicas del Concello de Tomiño.

El diputado Uxío Benítez, que hizo de guía del evento, explicó que el Parque da Amizade responde “á vontade de dous concellos de trazar unha axenda estratéxica común, de crear un verdadeiro espazo público europeo e de consolidalo a través dunha unión peonil e ciclable. Un espazo común que aínda hoxe sen unión física está a ser trazado de xeito cohesionado e complementario”.

En cuanto a los servicios que se darán en el nuevo espacio, el nacionalista subrayó que los Concellos de Tomiño y Cerveira trabajarán para darle un nuevo ánimo completando los equipamientos actuales con un nuevo parque botánico y una zona de glamping, así como con piscinas, campos de juego e incluso un nuevo museo, con el fin de hacer el parque aún más atractivo.

Recordó que se trata de un espacio clasificado como Red Natura 2000, unido con la estación de trenes de Cerveira, desde el que es fácil conectar el Alto Miño y el Baixo Miño gallego, Puerto-Vigo, Lisboa-Madrid, Portugal-España, pero también recorrer una “Anillo Verde transfronterizo”, con más de 400 kilómetros de vías naturales existentes en las dos márgenes, y disfrutar del más reciente proyecto de reparto de bicicletas eléctricas entre las tres Eurocidades del río Miño. “Este é un claro exemplo do slogan de atracción turístico de “dous países, un territorio”, subrayó.

La parte más emotiva del acto corrió de la mano de la alcaldesa de Tomiño y el alcalde de Cerveira, quien subrayaron el trabajo histórico conjunto y las hondas relaciones sociales entre ambas orillas. “Hoxe colocamos un fito importantísimo para afondar na irmandade dos nosos pobos, contribuíndo a desfronteirizar a vella Europa para xerar un espazo común, un parque único e continuo enclavado nunha vella fronteira. Queremos consolidar unha gran ‘zona franca social’”, subrayó Sandra González, quien hizo un llamamiento a las maquinarias de los gobiernos de Madrid y Lisboa para que el proyecto del Parque da Amizade sea una realidad lo antes posible.

También Fernando Nogueira aprovechó su discurso para reivindicar “a maior atención e apoio de todas as entidades aquí presentes para ultrapasar procedimentos operacionais administrativos e burocráticos” e así contriburír “á consolidación dos valores e do soño europeo”.

Una línea sobre el Miño. Un lugar transparente y aéreo

El nuevo puente peatonal y ciclista que unirá ambas orillas, y que según Benítez a pesar de ser espectacular es “só é o medio para conseguir o obxectivo: o espazo conxunto”, fue explicada por los ingenieros y arquitectos de la UTE Bernabeu&Garrido. Pudo conocerse gracias a un vídeo de realidad virtual proyectado en una pantalla de grandes dimensiones, que permitió a las personas asistentes tener diferentes vistas aéreas de cómo se levantará entre ambas orillas y cruzarlo a pie y en bicicleta de manera virtual.

Los autores explicaron que la nueva ponte Goián-Cerveira se propuso con el lema ‘Una línea sobre el Miño’ como una construcción extremadamente ligera y aérea, cuya posición y estructura preserva las vistas cruzadas de las fortalezas ubicadas a un lado y otro del Miño.

Subrayaron que el puente propuesto se distingue claramente de la estructura de la Ponte da Amizade ubicada aguas arriba a menos de 1.500 metros, y que su uso exclusivamente ciclista y peatonal permite emplear una estructura “más audaz”, mayores luces y un planeamiento estratégico en el que la experiencia del cruce y la relación con el paisaje son “determinantes e ineludibles”, por lo que es el más transparente y aéreo posible.

El viaducto colgante tiene 330 metros de longitud y 9,20 metros de gálibo. La estructura horizontal está compuesta por una plataforma de cuatro metros de ancho con un pavimento de madera y de hormigón y adoquín portugués en los extremos, completada con una barandilla de malla metálica con pasamanos de acero. La estructura vertical está compuesta por dos apoyos de acero en la ribera, que enlazan al sur del Espacio Fortaleza, también en la zona del auditorio, y al sur del Parque do Castelinho. Igualmente, no tendrá afición ni a la playa ni al islote.