La temporada del Vigo-Rías Baixas llega a su fin con uno de los grandes objetivos de cada año para la entidad presidida por José Luis Chamorro. La Volta a Galicia pone desde este jueves el colofón al calendario flúor 2023 con mucha montaña. En una ronda de cuatro días para escaladores, los pupilos de Jesús Blanco Villar esperan tener mucho que decir.

El bloque que presenta el conjunto olívico en la línea de salida de A Pobra do Brollón ofrece las máximas garantías para estar metido en la pelea. Asier González, tercer clasificado en el ranking Élite de la Real Federación Española de Ciclismo (RFEC); Mardoqueo Vásquez, podio en la explosiva Domaio Heroica a finales de agosto; y Pablo Ara, vigente campeón de Aragón, han demostrado en las últimas semanas que llegan al tramo final de esta campaña en un óptimo estado de forma.

El trío de corredores élite estará acompañado por cuatro sub23 que también responden al perfil de escaladores: Martín Barrero, Pelayo Alonso, Sergio Quevedo y Alejandro del Cid. Además de lo especial que resulta para el Vigo-Rías Baixas correr en su comunidad autónoma, sus ciclistas tendrán la motivación extra de firmar una brillate actuación para dedicársela a Noel Martín tras la grave caída sufrida por el capitán de ruta del equipo la pasada semana en la Vuelta a Cantabria.

Recorrido

Excepto el prólogo del jueves, una contrarreloj individual de 6,7 kilómetros en el municipio lucense de A Pobra do Brollón, el resto de jornadas de la Volta cuentan con tres puertos de montaña puntuables cada una y mucha dureza. El viernes, con A Pobra de Brollón de nuevo como punto de llegada y de salida, se ascenderá el alto de 1ª categoría de Airapadrón, con su cima a 28 km de la meta.

El sábado se celebra la etapa reina en la localidad ourensana de A Pobra de Trives, con la temida A Moá (1ª categoría) antes de alcanzar el ecuador del recorrido y final en una subida de 3ª categoría. Por último, para el domingo queda el broche con la ciudad de Pontevedra como epicentro y un trazado que en sus últimos 30 km incluye las rampas del Lago de Castiñeiras (2ª) y O Pituco (3ª).