La temporada de vueltas más importantes del calendario Élite-Sub23 español arranca este jueves con la Volta a Castelló. En un selecto pelotón de 19 equipos, cinco de ellos extranjeros, rodará el Vigo-Rías Baixas. La estructura presidida por José Luis Chamorro intentará dejar su sello en una ronda con dificultades montañosas en sus cuatro jornadas y reservada a corredores de categoría Sub23.

La principal novedad en el ‘seis’ que presentará Marcos Serrano es la presencia de Pelayo Monasterio. El corredor asturiano volverá a ponerse un dorsal tras sufrir a finales del mes de abril una dura caída que cortó su excelente momento de forma. En su reaparición compartirá equipo con el burgalés Asier González, el moldavo Nicolae Bumbu, el toledano Álvaro Carasa y los gallegos Manuel Sampedro y Ángel Maneiro.

El Vigo-Rías Baixas se ha convertido desde 2016 en ‘un fijo’ en la lista de equipos invitados a la Volta a Castelló. En esta ocasión, el bloque flúor se medirá a los mejores conjuntos del panorama estatal y a un póquer de formaciones extranjeras: la Selección de Israel, el Basso Team Flanders belga y las escuadras francesas del AVC-Aix en Provence y el Vendée U.

La exigencia del recorrido irá en aumento hasta la etapa reina del sábado, con final en el alto de Vistabella. Ninguna de las cuatro jornadas se antoja propicia para un esprint masivo y el primer maillot de líder se pondrá en juego este jueves en un trazado de 136 kilómetros con inicio y llegada a Segorbe. El último de los tres puertos puntuables, el Alto de Sacañet (2ª categoría), se corona a falta de 30 km para la línea de meta.