Elena Amores

Cuando el Mecalia Atlético Guardés incorporó a Elena Amores el pasado verano procedente del Elda Prestigio de la segunda categoría, la idea era firmar una jugadora de futuro con varios años de vuelo en A Sangriña. Y todo transcurre según el plan. Porque después de un prometedor estreno en la Liga Guerreras Iberdrola, la joven extremo de Petrer firma su renovación para afrontar la segunda temporada. La de la confirmación.

Amores cumplió un primer año en la élite más que satisfactorio. En crecimiento continuo desde su llegada, terminó la temporada a gran nivel. Es más, no le quedó otra que acelerar los procesos debido al infortunio de la lesión de Ángela Nieto, que obligó a la internacional júnior -y convocada en su momento para unos entrenamientos con la absoluta- a acumular una gran cantidad de minutos en el extremo izquierdo.

Su extraordinario tren inferior le permite volar desde la esquina y ofrecer gran intensidad defensiva. Pero, sobre todo, le permite correr el contraataque una y otra vez. Es por eso que encaja como anillo al dedo en el modelo de Cristina Cabeza. La capacidad de mejorar a las jóvenes de la entrenadora madrileña es otra nota positiva en una evolución que no parece tener techo para la joven jugadora alicantina, que seguirá volando en A Sangriña.

Amores: “Estoy segura de que puedo seguir creciendo como jugadora”

La joven extremo de Petrer aspira a consolidar su enorme calidad en la Liga Guerreras Iberdrola tras una temporada de debut más que esperanzadora. “Estoy muy contenta de que cuenten conmigo un año más. Doy las gracias por esta oportunidad”, subraya la internacional júnior, que quiere ir a más el año que viene. “Estoy segura de que puedo seguir creciendo como jugadora, que es la mejor manera de ayudar también a crecer al equipo. Vamos a intentar luchar por todo”, finaliza.