Estudian soluciones para evitar que los animales salvajes entre en el vial de A Guarda a Goián

Tras los accidente acaecidos con caballos en el vial de A Guarda a Goián del pasado 17 de febrero en el que resultaron heridas tres personas, Xunta de Galicia, Diputación de Pontevedra y Concello de O Rosal analizan las soluciones para evitar el acceso de animales salvajes a la CG-4.2 y mejorar la seguridad viaria en esta carretera.

Según se destacó en la reunión mantenida hoy, entre el delegado territorial de la Xunta en Pontevedra, José Manuel Cores Tourís, el alcalde de O Rosal, Jesús María Fernández, y el diputado de Movilidad de la Diputación de Pontevedra, Uxío Benítez, los caballos bajan en manada desde los montes de Oia, Tomiño y O Rosal hacia el entorno del río donde pastan. Para llegar hasta esta zona, cruzan el vial lo que provoca que algunos acaben accediendo a esta via de alta capacidad.

Como primera medida, se acordó instalar tres pasos canadienses en las salidas de los caminos que conectan con la carretera provincial. “Otra posibilidad que también contemplamos es la de instalar un vallado con postes metálicos y una malla, de cara a que no salten a la carretera”, explicó Cores Tourís.

Otra de las medidas de seguridad viaria que se pusieron sobre la mesa es la construcción de una senda que enlace los núcleos de Tabagón con Valdemiñotas, con un tramo que transcurriría por la carretera provincial y otro por la autonómica.

La ejecución de esta obra, que permitiría garantizar la seguridad viaria de peatones, será evaluada por los técnicos de la Xunta, Concello y Diputación, y serviría también para dar continuidad a la que ya existe en este entorno.

Enlaces de la noticia:

Heridos dos conductores tras arrollar a dos caballos en el vial a su paso por O Rosal

Nuevo accidente con caballos en el vial con apenas seis horas de diferencia