Evalúan los daños provocados por el temporal en O Rosal

Evalúan los daños provocados por el temporal en O Rosal

El delegado territorial de la Xunta en Pontevedra, José Manuel Cores Tourís, visitó junto al alcalde de O Rosal, Jesús María Fernández, los daños causados por el pasado temporal en este municipio. 

La Xunta cifra en 5 millones de euros los daños causados por el temporal en las instalaciones e infraestructuras de su competencia, como centros escolares, carreteras de titularidad autonómica, escuelas infantiles, y los daños sufridos en varios puertos gallegos. “De hecho, sólo en la provincia de Pontevedra, la Consellería de Educación tiene que asumir obras de emergencia por casi 600.000 euros”.

El delegado territorial recordó que los ayuntamientos más afectados están evaluando los daños y, en concreto, hacer un informe sobre los daños producidos por el temporal, que posteriormente será remitido a la Xunta. “Una vez hecho el balance el Gobierno está estudiando que medidas es preciso adoptar para reparar los daños. Para eso es importante a implicación y la colaboración de todas las administraciones: Diputaciones, Xunta y Estado”.

“Y en este sentido, seguimos demandando la colaboración de la Diputación de Pontevedra, ya que estamos hablando de la institución que tiene como función principal apoyar a los vecinos de los pequeños ayuntamientos”, explicó Cores Tourís.

“Es importante recordar que la Diputación de Pontevedra contaba, en el anterior Gobierno provincial, con una línea de ayudas para emergencias a explotaciones agrarias e invernaderos para situaciones como la vivida el pasado fin de semana”, añadió el delegado territorial, quien volvió a pedir públicamente a la presidenta de la Diputación que recupere esta iniciativa “de manera que, entre todos, podamos darle una solución la estos vecinos”.

Como ejemplo, segundo apuntó Cores Tourís, en 2014 la Diputación provincial destinó 300.000 euros para paliar los daños sufridos en el campo por situación de emergencia en Pontevedra a través de esta línea de subvenciones, ofreciendo una ayuda del 50% a los cultivos bajo abrigo hasta un tope de 3.000 euros por explotación.