En Frutas Nieves son conscientes de las necesidades que están atravesando muchas familias, más si cabe en estos momentos en los que la pandemia ha llevado al cierre de empresas y a serios ajustes en la economía de muchos hogares. La realidad convierte la solidaridad en un compromiso social ineludible que necesita aumentarse y amoldarse a las nuevas circunstancias para ser más efectiva y ayudar en más aspectos.

De ahí que el grupo vigués haya decidido incrementar la aportación que realiza a los comedores sociales de la provincia en Navidades, unas fechas especialmente sensibles en lo económico y en lo anímico, apoyándolos en esta ocasión con toda la coliflor que necesiten para las cenas de Nochebuena, así como las tradicionales uvas para Fin de Año, además de otros productos como patatas y piñas.

Para Armando Gayar, responsable del grupo empresarial, era fundamental conocer las necesidades exactas de los comedores sociales en cuento a alimentos, pero también de sus usuarios a nivel anímico en estas fiestas. “No queremos amoldar sus necesidades a nuestra ayuda, sino a la inversa. Que podamos aportar mucho en lo material pero también, en lo posible, algo en el plano inmaterial. Que cada kilo haga que estas fiestas sean un poco más solidarias”, señaló el directivo.

Esta mañana, el gerente de la empresa, Eusebio Méndez, se ha reunido con los representantes de tres de las organizaciones con las que colaboran habitualmente: Comedor de la Esperanza, Esclavas de Cristo y Banco de Alimentos para elaborar el calendario de recepción de estos productos.

Colaboración con restaurantes y hoteles

Dentro de esta línea de solidaridad y conociendo de primera mano que la restauración es de los sectores más afectados por la crisis sanitaria, desde Frutas Nieves han querido aportar su granito de arena y han organizado una Cena de Navidad para sus trabajadores diferente a la que acostumbran a realizar otros años. La dirección del grupo ha comprado más de 200 vales, válidos cada uno de ellos para dos personas, para repartir entre los trabajadores, que podrán disfrutar de una comida o una cena en una docena de restaurantes y hoteles de la provincia cuando las circunstancias sanitarias lo permitan.

Treinta y siete años de historia

El grupo Frutas Nieves, una empresa familiar que comenzó como mayorista de frutas, hortalizas y verduras frescas en el entorno de Vigo en 1983, cuenta con un gran número de puntos de venta en la provincia de Pontevedra y una plantilla formada por 120 trabajadores, además de otras 60 personas a través de franquicias. Tanto Frutas Nieves como su división de purés de frutas y cremas de verduras, Galifresh, colaboran habitualmente con comedores sociales y asociaciones benéficas de Vigo y con los de otras ciudades gallegas que han demandado su apoyo, un vínculo que se ha reforzado en los últimos tiempos debido a la crisis provocada por el coronavirus.