ALFREDO // Un árbol centenario en As Mariñas roto por las fuertes rachas de viento que dejó Gisele

Gisele sigue los pasos de Félix y dejó tras de sí centenares de incidencias en toda Galicia. Desde el 112 indican que la borrasca provocó en la provincia de Pontevedra 72 incidencias de las 158 registradas en toda la comunidad.

Gisele azotó con fuerza la costa atlántica de Oia, donde se registraron vientos superiores a los 120 km/h, abundantes precipitaciones y olas de 5,3 metros de altura en cabo Silleiro.

Asimismo, estas rachas de viento provocaron la caída de árboles en el tendido eléctrico, lo que ocasionó cortes de luz en varios puntos de las comarcas de O Val Miñor y Baixo Miño. En el polígono de Vincios, el corte del suministro eléctrico dejó sin luz a cien empresas durante tres horas. En Oia, la falta de luz se dejó notar desde las 11:30 hasta las 18:00 horas en el barrio de As Mariñas, lo que también afectó a la señal de telefonía móvil y de televisión.

El GES de O Val Miñor retiró a lo largo de la jornada varios árboles en Nigrán y A Paxase, (Vincios) y atendió la rotura de cables de luz en Baiona. Por su parte, el GES de A Guarda, acudió a inundaciones en la calle Manuel Álvarez y en Area Grande.

Previsión para el jueves: (MeteoGalicia)

Durante el jueves Galicia continuará en la influencia de las borrascas con vientos de componente oeste. Así, se esperan cielos cubiertos con lluvias persistentes por la mañana, ya con chubascos por la tarde, localmente tormentosos.

La cota de nieve se situará alrededor de los 1000-1200 metros, bajando a los 800 metros en la madrugada del viernes. Las temperaturas sufrirán un moderado descenso. El viento soplará moderado de componente oeste, con intervalos fuertes en las primeras horas en el litoral.