El Alcalde de Baiona, Carlos Gómez, ha recibido este lunes a su homólogo de la localidad francesa de Pornic, M. Jean-Michel Brad, junto la Teniente-Alcaldesa Mme Christiane Van Goethem, y Mme Virginie Ringeard, Concejala de Deportes y Actividades Marítimas que estaban pasando unos días en Baiona con motivo de XXII Regata Pornic-Baiona.

Durante el encuentro, a parte de intercambiar impresiones sobre la regata, sirvió para estrechar lazos entre el regidor baionés y el concejal del área de Actividades Marítimas con el Alcalde de Pornic. Gómez mostró todo su interés en seguir realizando intercambios sociales, culturales, económicos y además estudiarán la posibilidad de realizar intercambios gastronómicos.

Por su parte, Jean-Michel agradeció la hospitalidad de Baiona haciendo hincapié que este tipo de eventos es una maravilla y desea seguir fortaleciendo, si cabe todavía más, el crecimiento de las relaciones entre los dos pueblos y continuar organizando actividades lúdicas, deportivas, culturales etc, donde cobren protagonismo ambas villas.

En lo relativo a la regata ambos han destacado que se trata de una experiencia inolvidable que combina a la perfección la práctica del deporte con la convivencia. Los veleros participantes, acompañados por dos veleros de dirección, salieron el pasado miércoles, día 3 de julio de la villa Francesa, aunque en esta ocasión el viento les jugó una mala pasada a los regatistas participantes y obligó a suspenderla.

Las condiciones meteorológicas y la falta de viento durante las últimas millas les impidió a la flota navegar a vela y las tripulaciones tuvieron que encender el motor para llegar al Monte Real Club de Yates, punto final de la etapa. Sin embargo, dado el carácter de esta prueba, la organización decidió premiar a los navegantes que habían llegado a vela al punto más cercano al puerto de Baiona, recibiendo de manos de los alcaldes de ambas villas, los trofeos en el Club de Yates.

Desde 1997

Baiona está hermanada desde 1997 con Pornic, localidad de la Bretaña francesa de características similares a la Real Villa, por lo que son habituales los intercambios culturales, deportivos y educativos. En materia naútica se celebra esta regata que une los dos municipios, de ida y vuelta, entre la costa francesa y la gallega. Una regata que se celebra cada tres años entre estos dos puertos, separados por 455 millas naúticas.