ALFREDO

Coincidiendo con la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente el Concello de Gondomar ha recibido la confirmación de su adhesión a esta iniciativa que desarrolla la Red Española de Ciudades por el Clima en colaboración con el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITERD) que otorga a la villa Condal un sello oficial “Calcula 2” que ratifica el cálculo y metodología empleados y añade la huella de carbono a un Registro Nacional.

La iniciativa “busca mejorar nuestro trabajo en la lucha contra el cambio climático y en la conversión de Gondomar en una localidad sostenible o  resiliente”, afirma el alcalde Paco Ferreira, quien recuerda que “con este nuevo paso demostramos que nuestra apuesta por el medio ambiente, y el futuro de nuestra entorno y de nuestro planeta, es firme y decido”.

La huella de carbono de Gondomar se calculó teniendo en cuenta el gasto que generan los edificios y sedes municipales, la iluminación pública y las flotas de vehículos dependientes del municipio, siendo el resultado de 958,68 toneladas de dióxido de carbono anuales.

Desde la concejalía de Medio Ambiente, que dirige Brais Misa, se trabaja de forma decida por reducir la huella de carbono en la medida del posible. Prueba de ello es el uso de energía renovables y su progresiva implantación en los próximos años, que se fijó como objetivo el gobierno local. En la actualidad, el Consistorio y el edificio de Urbanismo emplean ya biomasa.

Una energía que se está implantando en el Centro de Desarrollo Local (CDL) en el que están en marcha ya las obras de instalación de una nueva caldera. En este proyecto se invertirán algo más de 100.000 euros, financiados a cargo de los presupuestos del Instituto Enerxético de Galicia (Inega) y cofinanciado a través de los fondos europeos FEADER. Además de la instalación térmica de la biomasa, el proyecto contempla la colocación de un depósito de inercia de 1000 litros que almacena energía que genera la caldera, así como la instalación de un contador para la medición de kWh térmicos consumidos.

Una mejora que repercutirá positivamente en la huella de carbono del ayuntamiento en el futuro y que, en estos momentos, teniendo en cuenta los parámetros que la definen, fue identificada por la concejalía de Medio Ambiente, dirigida por Brais misa, en el período 2019-2020.

El cálculo y registro de la huella de carbono de Gondomar “nos permitirá ser conscientes de que impacto ambiental generamos con nuestra actividad diaria, y al mismo tiempo, poner en marcha y diseñar todas las actuaciones que estén a nuestro alcance para revertir esta situación y lograr reducirlo, manteniendo así nuestro objetivo de convertirnos en un referente como municipio sostenible y verde”, concluyó el alcalde Paco Ferreira.