ALFREDO // El ganadero Laureano Giráldez con los tres bueyes que cebó en O Cerquido

La prestigiosa carnicería “Talho dos Galegos”, sita en la ciudad lusa de Valença do Minho y regentada por Ricardo González Moreira, un carnicero de Randufe, Tui, que lleva toda la vida en este sector, ha adquirido cuatro bueyes de raza rubia gallega a dos ganaderos de O Porriño y Tomiño, y que pondrá a la venta el próximo 30 de agosto a un precio muy asequible para todo aquel que quiera degustar esta exquisita carne.

Cebados sin ningún tipo de pienso, los cuatro ejemplares de unos 1.800 kilos brutos cada uno, 900 kilos en canal, fueron criados de forma tradicional y están castrados. “Su alimentación fue a base de harina de maíz, patatas, maíz, manzanas, cebada y silo, todo sembrado en nuestros campos, con lo que garantizamos una alimentación muy sana, además, por la mañana los sacaba al prado para que comieran hierba y les diera el sol”, apunta Laureano Giráldez.

Este ganadero de la parroquia porriñesa de Cerquido cebó a Eloy, Pedro y Waiu, tres de los cuatro ejemplares. “Creo que los bueyes comían a la carta. Por la mañana les daba de comer, los sacaba al prado, volvían a la cuadra, comían de nuevo y descansaban. Vivían a cuerpo de rey”, señala Laureano Giráldez, quien lleva toda la vida criando bueyes, “lo llevo en la sangre”, dice.

Otro de los bueyes que agradará el paladar de muchos clientes de la carnicería “Talho dos Galegos” será Cheis. Al igual que los otros tres bueyes, tiene unos seis años, está castrado y su manutención fue a base de los propios productos naturales que Manuel Salgueiras cultiva en sus propiedades de Amorín, Tomiño.

Este ganadero lleva 30 años criando ganado. “Siempre alimenté vacas, ovejas, cabras o gallinas, pero esta es la primera vez que cebo un buey. El animal comía melón, alpaca, harina maíz, remolacha, maíz o hierba, todo sembrado por nosotros, por lo que tiene que ser una carne muy especial y sabrosa”, explica.

Estos cuatro bueyes de raza rubia gallega se pondrán a la venta el próximo 30 de agosto en la carnicería “Talho dos Galegos” de Valença do Minho. “La carne de segunda para estofar o cocer sin hueso y sin grasa tendrá un precio de 8,90 euros el kilo y los bistecs serán a 12,50 euros el kilo”, explica Ricardo González, propietario de la carnicería.

ALFREDO // El tomiñés Manuel Salgueiras con su buey Cheis